Las Provincias

Cuenca del Segura.
Cuenca del Segura. / LV

Agricultura dice haber satisfecho el abastecimiento en las cuencas del Júcar y del Segura

  • Durante el año hidrológico se ha movilizado agua de todas las procedencias: puesta en marcha de pozos de sequía, agua reutilizada, agua desalada y cesiones de derechos

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha afirmado este jueves que ha atendido "todas las necesidades de agua en las cuencas del Segura y del Júcar durante el año hidrológico 2015-2016, que concluye este fin de semana, pese a la sequía que sufren ambas demarcaciones hidrográficas", según informaron fuentes de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) en un comunicado.

Así, el Ministerio recuerda que la cuenca del Segura arrancó el año hidrológico que termina en situación de alerta, muy cercana a la Emergencia, situándose el indicador del subsistema Trasvase en una situación de emergencia muy pronunciada.

Durante este año, las precipitaciones han sido muy escasas, la mitad de la media de los últimos años y, consecuentemente, ha habido una reducción importante en las aportaciones de la cuenca. En el Júcar hay que destacar la situación de Emergencia en los sistemas de la Marina Baja y Serpis, y de Alerta en el sistema de la Marina Alta.

Desde la aprobación de los Reales Decretos de sequía, en mayo de 2015, el Ministerio recuerda que ha movilizado "todos los recursos disponibles para dar respuesta a las necesidades de agua de los ciudadanos de estas demarcaciones hidrográficas, garantizando los abastecimientos y las producciones agrarias, y ha ejecutado inversiones por importe de más de 50 millones de euros".

Dado que la situación para la próxima campaña, que inicia el 1 de octubre, no presenta unos indicadores que indique mejoras con respecto al presente año hidrológico, se han prorrogado los Reales Decreto de sequía en ambas cuencas hasta septiembre de 2017, lo que aprobó el Consejo de Ministros el pasado viernes.

Esta prórroga permitirá movilizar todos los recursos disponibles, desde el inicio del nuevo año hidrológico, agua procedente de las plantas desaladoras, de los pozos de sequía ubicados en ambas cuencas y de las cesiones que puedan acordar los regantes, así como todas las medidas excepcionales que estén en mano del Gobierno para paliar los efectos de la sequía en el nuevo año hidrológico.

Actuaciones en la cuenca del Segura

La aprobación del Decreto de sequía, en el ámbito de la cuenca del Segura, ha permitido medidas excepcionales para movilizar 250 hectómetros cúbicos adicionales a través de la incorporación de agua desalada, la extracción de agua de pozos de sequía y los intercambios de derechos de agua, según las mismas fuentes.

En relación con el agua desalada, la desaladora de Águilas alcanzó el 67% de su producción y la Valdelentisco superó el 70% de la suya, mientras que la desaladora de Torrevieja comenzó por primera vez su explotación, aportando al sistema 30 hectómetros cúbicos. Gracias al Real Decreto de sequía se articularon las autorizaciones temporales a todos los usuarios con derechos reconocidos en la planificación hidrológica y que así lo solicitaron, lo que permitió poner a disposición de todos este recurso.

Las plantas de Torrevieja, Valdelentisco y Águilas han producido en el año hidrológico 2015-2016 más de 100 hectómetros cúbicos de agua desalada, con la siguiente distribución en concreto: 35 hectómetros cúbicos la de Valdelentisco; 40 hectómetros cúbicos la de Águilas; y 30 hectómetros cúbicos la de Torrevieja.

A ello se suma la construcción por emergencia de una tubería de 27,5 kilómetros para la conexión al Valle del Guadalentín (Lorca y Totana), que con una inversión de 20 millones de euros ya ha permitido ampliar el abastecimiento de esta zona.

El Ministerio, asimismo, analiza la posibilidad de ampliar la capacidad de las desaladoras de Águilas y de Valdelentisco, lo que va a requerir la implicación de los regantes, tal y como informó recientemente la ministra, Isabel García Tejerina.

En cuanto a las aguas subterráneas, hay que destacar la puesta en marcha de los pozos del sinclinal de Calasparra, con extracciones de 30,7 en 2015 y otros tantos en 2016, lo que ha requerido un seguimiento ambiental específico. Para ello se han acometido actuaciones de emergencia que permitieron el acondicionamiento de la batería de pozos en el sinclinal de Calasparra, por importe de 800.000 euros. Actualmente, se está realizando el estudio correspondiente para determinar la situación del acuífero y posteriormente realizar la tramitación ambiental preceptiva para una próxima reapertura.

Además también se desarrollaron actuaciones destinadas a la explotación integral de la batería de pozos del acuífero del Molar, en el término municipal de Moratalla, por importe de 1.159.000 euros.

En cuanto a las cesiones de derechos, y para culminar este último año hidrológico, se ha efectuado una importante cesión de derechos intercuencas entre regantes, que ha permitido disponer de 10,4 hectómetros cúbicos adicionales. Esta cesión ha tenido carácter voluntario y ha contado con la voluntad y conformidad de cada una de las partes. A esto se ha añadido también pequeñas cesiones de derechos dentro de la propia cuenca del Segura que han aliviado problemas puntuales.

Como medida amparada por el Real Decreto de sequía, ha sido posible suministrar 25 hectómetros cúbicos de agua regulada de la cuenca con destino a los aprovechamientos del Tajo-Segura. Estos volúmenes serán reintegrados a la cuenca en los próximos meses y constituye un ejemplo de colaboración y solidaridad interna entre sus usuarios.

Actuaciones en la cuenca del Júcar

En el ámbito de la demarcación del Júcar, todas las medidas excepcionales del Real Decreto 355/2015, han permitido movilizar un total de 29 hectómetros cúbicos.

En relación con el agua desalada y garantía de recurso, hay que destacar las actuaciones de desdoblamiento de diversos tramos de la conducción Rabasa-Fenollar-Amadorio y la conexión directa de la desalinizadora de Mutxamel con dicha conducción. Estas obras suponen un incremento en la garantía del abastecimiento a toda la comarca de la Marina Baja, territorio de la Comunidat Valenciana especialmente sensible a los efectos de la sequía.

En cuanto a la mejora de la eficiencia en el riego de determinadas comunidades de regantes, destacar la balsa de riego de Massalet para la Comunidad de Regantes del Canal Júcar-Turia, así como otra balsa para la Real Acequia de Moncada.

También las obras de consolidación del cimiento en el estribo derecho de la presa de Beniarrés, paramento aguas abajo, así como la estabilización de laderas y cambio de compuertas en el desagüe de fondo del embalse de Forata.

Sobre las obras asociadas a las aguas subterráneas para mejorar la garantía tanto de los usuarios de regadíos como de abastecimiento con incremento del recurso, destaca el equipamiento de sondeos en los campos de pozos de Algar y Beniardá (Alicante), la batería de pozos en cola del embalse de Forata (Valencia), así como el de investigación-explotación en Villalonga (Valencia).

Finalmente, en cuanto a las actuaciones destinadas a optimizar los registros de medidas de los caudales y volúmenes disponibles, de tal manera que se mejora el control del recurso existente, destaca la adecuación del sistema automático de información hidrológica (SAIH) y la red forométrica, en todo el ámbito de la Confederación Hidrográfica del Júcar.