Las Provincias

Absuelto el acusado de violar a la mujer a la que ofreció trabajo

Agentes de la Policía Nacional trasladan al reo a la Audiencia Provincial para el juicio.
Agentes de la Policía Nacional trasladan al reo a la Audiencia Provincial para el juicio. / Alex Domínguez
  • La Audiencia Provincial considera «incongruente» el relato de la víctima, quien aseguró que el hombre la forzó mientras la amenazaba con un cuchillo en el cuello

Un tribunal ha exonerado a Isaac G.O. de violar a una mujer a la que ofreció un puesto de trabajo como secretaria personal, a condición de mantener relaciones sexuales con él. La víctima había aceptado la propuesta debido a su precaria situación económica, tal y como admitió en el juicio. Sin embargo, en uno de los encuentros, el reo la obligó, cuchillo en mano, a apearse en un descampado cercano a Ciudad de la Luz para forzarla, según denunció.

Las magistradas encargadas de dictar la sentencia hecha pública ayer han encontrado las suficientes «incongruencias, titubeos o elementos colaterales contradictorios» como para no creer su versión y, por el contrario, hacer prevalecer el principio de 'in dubio pro reo' (en caso de duda, beneficiar al acusado).

Los hechos se remontan al verano de 2014, en fechas muy cercanas a otro suceso similar por el que el procesado resultó condenado a cuatro años de prisión por la Audiencia de Alicante. El hombre colocó la demanda de empleo en la web 'Milanuncios.com' para mujeres liberadas. En la misma página de internet conoció a la mujer a la que sí quedó probado que violó en un parque de Alicante tras horas de entrevista laboral. Entre los hechos por los que fue condenado y el caso por el que ahora acaba de ser absuelto solo hay cuatro días de diferencia.

La víctima respondió interesada al anuncio y comenzaron a quedar en julio de hace dos años en un centro comercial de la capital. El procesado prometía entre 3.000 y 4.000 euros (que nunca abonó, según dijo ella) por el empleo de secretaria a cambio de mantener relaciones sexuales con él.

La fiscal responsable del caso resultó contundente sobre las intenciones de Isaac G.O.: buscaba «esclavas sexuales, prostitutas gratuitas». Así lo expresó en su informe final antes de mantener su petición de seis años entre rejas por un delito de agresión sexual.

Pese a que solo con las palabras de la denunciante, de probarse, es suficiente para coser una condena a un agresor de estas características, el tribunal de la Sección Tercera recuerda que ha tenido que hacer «una valoración» del testimonio «especialmente profunda y convincente respecto de la credibilidad de quien acusa».

El relato de la afectada, a ojos de la Sala, se encuentra plagado «de variaciones en sus sucesivas declaraciones», lo que le resta credibilidad. Para ello, las magistradas responsables del fallo recuerdan que la mujer dijo a la Policía que los hechos se produjeron de una forma distinta a la que luego explicó ante el juzgado de instrucción.

Además, destacan que la víctima «pasa casi de puntillas» sobre el momento en el que el procesado la fuerza, cuchillo en mano, a mantener relaciones sexuales el 13 de agosto. Es más, ella apuntó que «se podría tratar de una fantasía del procesado» sin que ella le mostrara «su negativa a mantener el encuentro sexual», como recoge el fallo.

Por su parte, el encausado negó incluso haberse reunido con la mujer. En su declaración ante el tribunal responsable de enjuiciarle aseguró que él solo ejerció de mediador con su superior, de quien rehusó aportar identidad alguna, para que ambos concertaran los encuentros para la contratación. Admitió que él puso el anuncio en la conocida web, pero que las relaciones eran con «el jefe». Pese a que el relato cuenta con «puntos sin explicar», como señalan las magistradas en el fallo, esas «debilidades» no bastan «para dotar de objetiva fiabilidad la versión de la denunciante».

Incluso, la mujer tiene en su contra el informe psicológico que se le realizó tras presentar la denuncia. Según obra en el sumario, «no consta en las presentes actuaciones documentación médica en la que se informe de ningún tipo de lesiones físicas ni psíquicas» ni, tan siquiera, lesiones que hicieran constar los agentes.