Las Provincias

La multa máxima por ensuciar las calles pasará de 200 a 750 euros

Una vecina deposita una bolsa de basura a plena luz del día en la calle Miguel Soler de Alicante, objeto de polémica en agosto.
Una vecina deposita una bolsa de basura a plena luz del día en la calle Miguel Soler de Alicante, objeto de polémica en agosto. / J.P.R.
  • El edil Domínguez anuncia más policía de barrio y cree que la sanción media será de 110 euros por depositar la basura fuera del contenedor o no recoger las heces de perros

En plena polémica por las quejas vecinales por la suciedad en las calles durante el verano, e incluso la presencia de ratas en algunos contenedores junto a un edificio abandonado del casco antiguo, y por la propuesta de reprobación del edil de Limpieza, Víctor Domínguez, que hizo C's para votarla en el pleno de mañana, la Junta de Gobierno Local de Alicante dio luz verde ayer al proyecto de una nueva ordenanza municipal, que podría ser ratificada en el pleno ordinario de octubre y que contempla un aumento de las sanciones máximas de hasta 550 euros. De hecho, el tope de la multa en su grado más grave pasa de 200 a 750 euros, tal y como ya había deslizado en los últimos meses el propio Domínguez.

La junta de gobierno conformada por el tripartito aprobó ayer el proyecto de esa nueva ordenanza de limpieza, según anunció en una rueda de prensa posterior a la junta el concejal de Medio Ambiente y Limpieza Viaria. El importe máximo de una multa pasa de 200 a 750 euros, si bien la media que se abonará, si no se es reincidente o la infracción no es grave, es de 110 euros (con la ordenanza vigente eran unos 33 euros según se encargó de recordar el propio Domínguez para el caso de sacar basura a deshoras o la bolsa abierta y en el de los excrementos de perros quedaba en 66 euros frente a la multa inicial de 200).

Estas sanciones se producirán, principalmente, por depositar la basura fuera del contenedor o en uno erróneo, que las bolsas estén abiertas, se dejen a horas no indicadas o no se recojan los excrementos de los perros. Domínguez explica que la nueva ordenanza se justifica por tres motivos fundamentales: el legal, el político y el armonizador.

La ordenanza debía ponerse al día con la nueva legislación de limpieza aprobada por el ejecutivo de Mariano Rajoy en octubre de 2015. El motivo político lo fundamenta en que el incremento de las sanciones «no tiene un objetivo recaudatorio» sino que es una muestra de «la preocupación clara» del tripartito por la limpieza y por «corregir las conductas incívicas», pues algunas sanciones eran «ridículas».

Por último, destaca que trata de «armonizar desajustes», como por ejemplo que a un bar que deje quince bolsas de basura fuera del contenedor se le multe con 33 euros, mientras que a una empresa que deposita publicidad en los coches sin el permiso correspondiente se le sancione con más de 200 euros. «Esto era desproporcionado y había que regularlo», explica Domínguez.

¿Y quién se encargará de aplicar la nueva ordenanza? El edil tiene claro que la Concejalía de Seguridad, con la que ya han tratado el tema, al igual que con la UTE concesionaria, «tiene falta de efectivos, pero la Policía Local tiene que ponerse las pilas». Domínguez asegura que habrá más policías locales de barrio a partir de octubre (al retirarse los refuerzos de verano en las playas).

Además, la Concejalía ya ha enviado a la jefatura de la Policía Local un listado de zonas donde de manera recurrente los vecinos hallan bolsas fuera de contenedores, abiertas o excrementos de perros sin recoger por sus amos. «Vamos a priorizar estas zonas, porque lo que queremos es que se cree una auténtica conciencia ciudadana, pero que los vecinos sepan que la primera vez puede que haya una advertencia del policía, pero a la segunda ya será una multa, que puede llegar a 750 euros si se es reincidente y tiene consideración de falta grave». El edil asegura que la multa máxima de 750 euros nunca quedará por debajo de los 110 euros tras la aplicación de las rebajas por pronto pago u otras consideraciones. Muy por encima de los 33 en que quedaba la multa por sacar la basura a deshoras o los 66 euros por no recoger las heces de los perros en aceras o parques públicos.

Por otro lado, preguntado sobre la reprobación que Ciudadanos (C's) elevará al pleno contra su gestión al frente de la concejalía, Domínguez dijo que lo que trata de hacer el partido liderado por José Luis Cifuentes es «buscar un protagonismo político» y «un titular en medios de comunicación».

En su opinión, la figura de la reprobación está pensada para casos «donde se quiera asear de una manera clara un comportamiento que haya atentado contra la ética» que se desprende de un cargo público.

«La crítica a la gestión de una concejalía se hace haciendo propuestas», advirtió, a la vez que critica que C's forme parte de la mesa ciudadana por la limpieza y tenga acceso a la información y «nunca hayan abierto la boca».