Las Provincias

Los estudiantes de la privada se echan a la calle al ver peligrar sus prácticas sanitarias

fotogalería

Asistentes a la concentración organizada frente a la Conselleria de Sanidad de Valencia. / Irene Marsilla

  • Sanidad asegura que las plazas se adjudicarán durante los primeros días de octubre en hospitales públicos y concertados

Una marea blanca tomó ayer la Conselleria de Sanidad. Entre doscientos y trescientos estudiantes de Ciencias de la Salud de la Universidad Cardenal Herrera CEU participaron en la protesta organizada por la demora en la adjudicación de las prácticas sanitarias, problema derivado de la negativa del Consell de acogerlos en la red de centros públicos al considerar que la medida, impulsada por el PP, choca con la Ley de Incompatibilidades.

La mayoría de asistentes eran de Medicina, aunque también se citaron futuros enfermeros llegados desde Elche, de donde partieron tres autobuses, y fisioterapeutas desde Castellón. Ataviados con las características batas blancas, portaban pancartas que aludían a algunos de los calificativos que han escuchado en los últimos meses por parte de políticos y responsables de la administración -«ni clientes ni millonarios ni invisibles, sino estudiantes de Medicina» o que se sintetizaban el conflicto -«vuestros prejuicios, nuestros perjuicios»-. La principal crítica que trasladaron a los responsables de la Conselleria es que no saben dónde harán las prácticas pese a que ha transcurrido casi un mes desde el inicio del curso. La incertidumbre afecta a alrededor de un millar de universitarios valencianos de centros privados.

«Ya llevamos un mes perdido que no vamos a recuperar. Con la protesta queríamos mostrarles el daño que nos está causando el hecho de que estén tardando tanto en encontrar soluciones», explicaba ayer Laura Marti, delegada de alumnos de Medicina que cursa actualmente 6º, un curso exclusivamente práctico.

En Enfermería también empieza a afectar. Los estudiantes de 4º curso, del CEU de Elche, tendrían que haber iniciado ayer sus prácticas, pero éstas siguen en el aire y «nadie en la Conselleria nos da una respuesta clara». Los de 3º esperan que antes del día 13 de octubre, día en el que deben comenzar la formación, tengan ya una solución. «Están jugando con nuestro futuro, con nuestra formación; da mucha rabia e indignación», señalaron estudiantes de Elche desplazados a Valencia.

En el manifiesto leído durante la concentración se ponía el acento «la falta de diligencia» de los responsables de la administración, que se comprometieron el pasado mayo a darles una solución. También criticaron que sus compañeros de los centros públicos ya están realizando sus estancias formativas.

Hay que recordar que el Consell, tras anunciar la denuncia de los convenios vigentes con las universidades privadas, aseveró que los estudiantes ya matriculados hasta el curso pasado se beneficiarían de una solución transitoria para evitarles problemas a la hora de completar su formación académica. Pasaba porque las privadas acordaran con las públicas de su ámbito geográfico dónde pueden hacer las prácticas previo pago de un canon. Los que hayan empezado este ejercicio no tendrán esta opción, y cuando les llegue el momento de hacer prácticas dependerán de los acuerdos que hayan rubricado sus universidades con centros sanitarios privados.

Justo Herrera, el director general de Recursos Humanos de la Conselleria de Sanidad, fue el encargado de dar la cara y se reunió con los representantes estudiantiles. En declaraciones a los medios explicó que sólo falta atar algunos flecos de carácter administrativo y trasladó que «todo se normalizará en los primeros días de octubre». La previsión es que puedan completar su formación en hospitales concertados y también en públicos.

Uno de los temores de los alumnos son los desplazamientos. «Sagunto sería un problema, pero Vinaroz un castigo», explicaban ayer Enrique y Conrado, estudiantes de 5º y 6º de Medicina de Castellón. También hay incertidumbres a nivel laboral. «Los alumnos de 4º de Enfermería estaremos el curso que viene ya en el mercado, y necesitamos las prácticas para que no se nos penalice», señalaba Ana.