Las Provincias

Ambiente de marcha y ruido en pubs y bares de Benidorm.
Ambiente de marcha y ruido en pubs y bares de Benidorm. / A.D

El síndic reclama más control del ruido

  • Como solución propone la creación de una unidad de policía ambiental especializado en la inspección y control de ruidos, tanto en núcleos urbanos como rurales

El síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, José Cholbi, ha reclamado a las administraciones "más control" para acabar con lo que considera "la invasión del ruido" en los domicilios, para cual propone, entre otras cosas, la creación de una unidad de policía ambiental.

Este nuevo cuerpo estaría especializo en la inspección y control de ruidos, tanto en núcleos urbanos como rurales.

En un comunicado, el síndic ha pormenorizado las consecuencias de la contaminación acústica en la salud de las personas, como por ejemplo perturbaciones del sueño, dolor de cabeza, problemas estomacales o trastornos psicológicos y psiquiátricos.

En 2015, el síndic recibió 569 quejas por esta causa, todas ellas por el ruido procedente de bares, terrazas, 'botellones', discotecas, fábricas, vehículos, estaciones de tren o aeropuertos, barracas y carpas de fiestas.

Chobi ha explicado que éste "no es un problema particular de la Comunitat Valenciana" sino que la sociedad española es "ruidosa", extremo que ha justificado en las conclusiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estipula que España es el segundo país más ruidoso del mundo, solo después de Japón.

"Ninguna persona tiene por qué soportar en su hogar un ruido ajeno, continuo o repetitivo y excesivo", ha opinado.

Por ello, Cholbi y sus homólogos españoles han consensuado un decálogo de propuestas en el que instan a las instituciones a "reconocer el derecho de las personas a que su domicilio permanezca libre de ruidos", así como "a proteger el derecho al descanso, a la intimidad personal y familiar, y a su integridad física y psíquica".

Para "garantizar de manera real y efectiva" su cumplimiento, el síndic remitirá el documento a las entidades locales de la Comunitat, así como a la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural.

"Las administraciones públicas tienen la obligación de actuar frente a cualquier alteración de la paz familiar y del entorno en que se desarrolla la vida íntima o privada", ha recordado.

También ha resaltado que los ayuntamientos ya cuentan con herramientas administrativas para controlar este problema, como las sanciones económicas, pero, en este sentido, ha considerado que deben ser "más activos y eficaces" en sus inspecciones.

Cholbi no solo se ha referido a las obligaciones de las instituciones sino que ha tildado de "imprescindible" que la ciudadanía sea consciente de que debe respetar el derecho al descanso de los demás.

Para ello, ha propuesto "impulsar la educación cívica en los centros educativos y las campañas informativas y de sensibilización".