Las Provincias

Un incendio destruye una fábrica en Elche y más de 5.000 pares de zapatos

fotogalería

Un responsable de la empresa observa zapatos que se salvaron de las llamas. / MATÍAS SEGARRA

  • El fuego se originó de madrugada en una empresa del polígono industrial de Carrús que empleaba a 25 trabajadores

Un incendio destruyó durante la madrugada de ayer una fábrica de calzado y vulcanizado ubicada en el polígono industrial de Carrús, en Elche. Los responsables de la empresa mostraban ayer por la mañana su desolación por la pérdida de miles de pares de zapatos ya acabado, así como de las materias primas almacenadas y la maquinaria, aunque expresaban su deseo de reanudar la actividad una vez reparados los daños. La firma emplea a 25 trabajadores y se baraja un cortocircuito como posible causa del siniestro.

El fuego se originó sobre las cinco de la madrugada de ayer. El incendio movilizó a un total de doce efectivos del Parque Comarcal de Bomberos, con seis camiones y un coche de jefatura, además del apoyo de los parques de Almoradí y Crevillent, dada la magnitud del incendio. La intervención para conseguir extinguir el fuego y evacuar el humo, que había ascendido hasta la segunda planta de la fábrica, duró más de tres horas, y los bomberos permanecieron en el lugar hasta las 9.00 de la mañana, para evitar rebrotes del fuego tras la extinción.

La rápida intervención de los bomberos evitó que el fuego afectase a otras naves colindantes, en una zona de gran concentración de empresas.

Según indicaron fuentes del Parque de Bomberos, la actuación fue difícil y complicada. Se detectaron tres focos de fuego cercanos entre sí en la planta baja, aunque según indicaron, los materiales almacenados no fueron determinantes en la propagación del fuego.

Los responsables de la empresa no saben con exactitud hasta dónde alcanza el valor de los daños, pero se destruyeron más de 5.000 pares de zapatos ya acabados y listos para servir a los clientes. También quedo inservible gran parte de la maquinaria y la nave sufrió graves daños en las ventanas y paredes.

Según indicó la dueña de la empresa, Maribel Cabanes, van a seguir limpiando los desperfectos causados por el incendio y su intención es «abrir de nuevo lo más rápido que pueda para solucionar lo antes posible todos los pedidos» que no han podido servir a causa del incendio.

Otro aspecto que quieren solucionar es la situación de sus 25 empleados, que se han quedado sin trabajo mientras duren las gestiones para poner en marcha de nuevo la empresa.

Empresarios y trabajadores de naves vecinos se acercaron ayer a comprobar la magnitud del incendio, dando ánimos a la empresaria para reanudar pronto su actividad.