Las Provincias

Madres y alumnos, el día de las votaciones de la jornada.
Madres y alumnos, el día de las votaciones de la jornada. / J.P.R.

Educación prohíbe ofertar las extraescolares de pago hasta las cinco de la tarde

  • Las asociaciones de padres no podrán organizar sus actividades de 14.00 a 17.00 horas en la jornada continua

Las asociaciones de padres no podrán ofertar sus actividades extraescolares de pago en el horario de 14.00 a 17.00 en los centros con jornada continua. Se permitirá a partir de las cinco. Una opción que descartan Ampas que ya tenían planificada su programación como hacían en anteriores cursos y que desconocían la incompatibilidad con el cambio de jornada. No están conformes con que sus hijos salgan del colegio a las seis.

Covapa ha recibido una contestación, al escrito remitido, por parte de la dirección general competente, en el que preguntaban por «la incompatibilidad en la realización de actividades extraescolares gratuitas y no gratuitas en aquellos casos en los que se ha presentado proyecto de excepcionalidad de jornada» ante las quejas que les han llegado. En la respuesta se especifica que en la Orden 25/2016, de 13 de junio, de la Conselleria sobre la organización de la jornada escolar se deja muy claro en su artículo 2, apartado 1.b) que «las actividades extraescolares de carácter voluntario organizadas en la jornada escolar fuera del horario lectivo serán de oferta obligada para el centro y voluntarias y gratuitas para las familias». Los centros educativos también han recibido instrucciones claras al respecto.

Covapa teme que esta medida afecte también a las familias de la jornada partida en base a las interpretaciones de la normativa, aunque se han dado casos de Ampas con la partida a la que le han autorizado sus actividades.

En la orden 53/2012, de 8 de agosto, de la entonces consellera María José Catalá, sobre la regulación del servicio de comedor, se recogía en su artículo 11 -de Derechos y deberes del alumnado usuario del servicio y de sus familias- y en el punto 3.F que el alumnado usuario del servicio de comedor escolar estaba obligado «a participar en las actividades educativas programadas». La orden ha sufrido algunas modificaciones y en la actual -43/2016, de 3 de agosto-, se especifica que está obligado a «participar en las actividades educativas programadas tanto en el proyecto educativo del servicio de comedor como en el programa anual de comedor». Ahora bien, añade que «no obstante, cabe la posibilidad de que el alumnado usuario del servicio de comedor escolar participe, voluntariamente, en actividades extraescolares que se organicen en el centro».

La confederación de padres, que llevará el tema a sus servicios jurídicos, teme que la prohibición de las actividades de pago tampoco la puedan realizar en el horario partido y advierte de la confusión que existe entre obligaciones y derechos y, además, reitera que está dirigido a los usuarios del servicio del comedor.

«No está dirigido a los que no se quedan en el comedor y sus familias se los llevan a casa, pero quieren que luego tengan sus actividades y no esperarse hasta las seis de la tarde», señaló el presidente de Covapa, Ramón López. «A nadie se le ocurre programar actividades a la hora de Matemáticas, pero estamos hablando de actividades realizadas en el periodo escolar no lectivo; tampoco se trata de competir con las actividades que ya se están, pero hay madres y padres que están dispuestas a pagar y también tienen derecho a elegir», señaló.

Más allá del tipo de jornada que se haya elegido -si partida o continua-, López se refirió también al decreto 126/1986, de 20 de octubre, que regula la participación, funciones y atribuciones de las confederaciones y asociaciones. En su artículo quinto c) se especifica que una de sus funciones es «promover y organizar, en su caso, la realización de actividades extraescolares y complementarias, culturales, deportivas y recreativas». Y en otro (séptimo uno) que podrán utilizar los locales de los centros docentes. Desde Covapa se considera que esta prohibición supone un «ataque» a las asociaciones de madres y padres y reclaman unas instrucciones «claras».