Las Provincias

fotogalería

Guillermo Rejón machaca el aro ante la defensa de Elías. :: j. p. reina

Último cuarto para ilusionarse

  • Los alicantinos aumentan la intensidad en el tramo final y vencen a un correoso Albacete

Gran prueba de fuego la que tuvo ayer el HLA Lucentum en el Centro de Tecnificación para cerrar la pretemporada frente al Arcos Albacete Basket. El equipo de Miguel Ángel Zapata cerró el calendario de encuentros de preparación con el partido de presentación ante el rival de la segunda jornada en esta LEB Plata. Un encuentro que sirve al HLA Lucentum para calibrar el nivel al que llegan a la jornada inaugural ante Basket Navarra. Y es que no es comparable la intensidad y ritmo de un partido amistoso con uno de competición oficial. Numerosas pérdidas por parte de ambos equipos, imprecisiones en el pase y muchas rotaciones hicieron que se viera el típico partido de pretemporada.

El equipo alicantino tan solo dio la sensación de ser un equipo competitivo en el último cuarto, en el que el juego rápido, intensidad en defensa y acierto en el tiro derrotaron a un entregado Albacete Basket.

El club decidió retrasar el partido un cuarto de hora, ya que en las taquillas del pabellón, a la hora del comienzo, se sucedieron las colas por recoger la entrada del encuentro. Además, un fallo en el sistema electrónico demoró el inicio unos minutos más. Durante el primer cuarto, ambos equipos mantuvieron la igualdad y ritmo de juego y ninguno de los dos fue capaz de distanciarse en el marcador. Zapata puso sobre la pista a Lobo, Aramburu, Rejón, Marzo y Méndez. El Albacete Basket llevó la iniciativa del encuentro en los primeros 10 minutos de partido gracias a la actuación de su base, Kris Davis, que anotó todo lo que lanzó desde dentro de la zona. En defensa, la solvencia de Mike Torres complicó las internadas de Carles Marzo y Álvaro Lobo.

Tan solo la garra de Guillermo Rejón, con su trabajo sobre la pintura, mantuvo vivo en el primer cuarto al Lucentum. El Albacete Basket imprimió un ritmo e intensidad en diferentes fases del partido impropias de un partido de pretemporada. Celebraron cada canasta, cada recuperación, presionaron al árbitro como si de una final se tratase. Por su parte, el Lucentum interpretó el partido como una buena contienda para ir probando jugadores. En el segundo cuarto, el entrenador del HLA Lucentum introdujo la rotación y dio entrada en pista a jugadores como Balogun, Martín, Ortín o Nikolic. Otra de las entradas a pista fue la de Guillem Arcos, jugador de 16 años que milita en el Junior y al que el técnico lucentino quiso premiar su trabajo y esfuerzo. El entrenador visitante, Alfredo Gálvez también movió el banquillo y sacó a la cancha a Jeff Short, Vilches, Diego Fox y al ex jugador del conjunto alicantino la pasada temporada, Chuso González.

El Albacete Basket, con dos lanzamientos de tiros libres y un triple consiguió la máxima ventaja del partido hasta el momento, nueve puntos. A pesar de esa superioridad en el marcador, el HLA Lucentum no se arrugó y desplegó un gran baloncesto, lo que le llevó a encadenar un parcial de 13-0 en el que empezó a vislumbrarse la figura de Paco Solsona. Al descanso se llegó con una mínima ventaja del Albacete Baskede dos puntos.

A la vuelta de vestuarios, el equipo de Miguel Ángel Zapata mantuvo la tónica de los dos primeros cuartos, imprimiendo un ritmo lento de juego y dejando contados destellos de calidad de las manos de Carles Marzo y Guillermo Rejón. Por parte de los visitantes, volvió a resurgir la velocidad y desborde de Kris Davis para tambalear la defensa alicantina, anotando 6 puntos consecutivos para seguir dejando por delante al Albacete Basket en el luminoso. La falta de tensión provocó además la pérdida de dos balones seguidos de Balogun que aprovechó precisamente Davis.

El último cuarto supuso el punto de inflexión del HLA Lucentum en el partido. Toda la intensidad y acierto que no se vio durante la mayor parte del encuentro apareció en los 10 minutos restantes. El liderazgo de Guillermo Rejón unido a la muñeca de un sensacional Paco Solsona, que anotó tres triples consecutivos, permitieron al equipo de Zapata ponerse por delante en el marcador y no perder esa ventaja hasta el final. Esta victoria supone la tercera consecutiva de la pretemporada, en la que el HLA Lucentum solo ha perdido ante el Palma Air Europa, de LEB Oro, y con la sensación de que los alicantinos ya están preparados para iniciar la competición liguera en busca del ansiado ascenso.

Presentación feliz

El técnico del HLA Lucentum, Miguel Ángel Zapata reconoció que este encuentro ante Albacete Basket «es un buena prueba para la segunda jornada de Liga y un partido muy interesante para sacar conclusiones». Un encuentro de presentación que no ha distado mucho de los otros tres que han disputado. «Un poco con la tónica de los partidos que hemos jugado esta pretemporada, muchas imprecisiones a nivel de pérdidas, en un partido amistoso no es preocupante pero el fin de semana que viene comenzamos la Liga y ya hay que ir corrigiendo esos errores». Además destacó sobre el juego colectivo que todavía «nos cuesta ensamblar las piezas, que la gente se vaya conociendo y darle más ritmo al juego». En referencia a la falta de intensidad que el equipo ha mostrado al principio de encuentro, Zapata ha afirmado que «vamos de menos a más en los partidos porque la pretemporada está siendo dura,es una parte del físico, trabajamos para llegar frescos al último cuarto».