Las Provincias

El Tren de la Costa. :: c. r.
El Tren de la Costa. :: c. r.

El tripartito reclama al Gobierno un cercanías que una Alicante con Gandia

  • Llevarán al Pleno una declaración institucional que pide que se rediseñe el llamado Tren de la Costa con paradas en las comarcas intermedias

Los tres grupos municipales que componen el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alicante elevarán al próximo Pleno del 29 de septiembre una declaración institucional para exigir al Gobierno de España que considere la viabilidad del llamado Tren de la Costa. Un tren que uniría las comarcas de la Safor, Marina Alta y Marina Baixa y l'Alacantí. Alegan razones de interés social y de vertebración del territorio, y le piden al Gobierno que rediseñe el proyecto para captar la mayor demanda posible de viajeros y aumentar así su rentabilidad social y económica.

En esta propuesta, el Ejecutivo municipal hace referencia a la situación de «infrafinanciación autonómica y de deuda histórica» que el Gobierno central mantiene con la Comunitat Valenciana, y recuerda que el llamado Tren de la Costa estaba incluido dentro del Plan de Cercanías firmado en 2010, que contemplaba actuaciones por valor de 3.400 millones de euros, de las cuales no se ha ejecutado ninguna obra.

La declaración institucional recuerda que en el año 1884 se abrió la línea ferroviaria entre Gandia y Dénia, la primera en toda la península Ibérica de vía estrecha, y fue cerrada en 1974, tras 90 años de funcionamiento. Desde entonces, los Ayuntamientos de la Marina Alta y de la Safor han reclamado sin éxito su reapertura.

El último estudio del Ministerio de Fomento sobre el tren que uniría el Tramo Gandia-Dénia y Dénia-Alacant publicado el pasado 8 de julio, concibe este proyecto como un tren de altas prestaciones y una alta velocidad entre las estaciones de Gandia y Alacant.

Este estudio contemplaría solo tres paradas (Oliva, Dénia y Benidorm) y en base a criterios de rentabilidad financiera y socioeconómica, concluye que un proyecto de estas características no sería rentable.

Este concepto de Tren de la Costa, apuntan desde el tripartito, «contraviene todas las reivindicaciones que desde todos los sectores de la sociedad de las cuatro comarcas implicadas -la Safor, Marina Alta y Marina Baixa y l'Alacantí- se han venido reclamando históricamente».

Explican que «esta zona es una de las más densamente pobladas y con mayor atractivo turístico del País Valenciano», lo que, a su juicio, la convierte en un área de las más adecuadas para un tipo de ferrocarril de cercanías que sirva de transporte entre los diferentes pueblos de las cuatro comarcas y que una las dos grandes ciudades valencianas.

Para el equipo de gobierno, de acuerdo con las necesidades de esta zona, «el tren de cercanías real y vertebrador del territorio que sería necesario debería tener un total de 15 paradas en las localidades de Bellreguard, Hostal de Sant Jaume, el Verger, Ondara, Pedreguer, Gata, Benissa, Altea, l'Alfàs del Pi, la Vila Joiosa, el Campello o Sant Joan».

El portavoz del equipo de Gobierno y concejal de Presidencia, Natxo Bellido remarca la «importancia que tiene esta infraestructura ferroviaria para el desarrollo de las comarcas que separan las ciudades de Alicante y Valencia», y considera que la saturación de la N-332 y el mantenimiento del peaje de la autopista AP-7 «hacen cada día más urgente un tren de la costa eficiente y de cercanías».