Las Provincias

Los pagos a centros de diversidad funcional mejoran un 12% este año

Los pagos a los centros de diversidad funcional han mejorado en 12 puntos respecto a los últimos tres años. La Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha ejecutado en los primeros 8 meses del año el 71% del presupuesto total de las subvenciones destinadas al mantenimiento de centros para personas con diversidad funcional dependientes de entidades sin ánimo de lucro, lo que significa que ya han percibido más de 62 millones de euros de los 87,4 millones que deben recibir.

El director general de Diversidad Funcional, Antonio Raya, destaca que el porcentaje de pagos se ha incrementado de manera «muy significativa» respecto a los pagos realizados en estas mismas fechas de años anteriores, superando en más de 12 puntos el porcentaje de los últimos tres años.

En total son 219 centros de entidades sin ánimo de lucro los que han recibido ya de media el 71% de las subvenciones. Estos centros cuentan con un total de 6.222 plazas, de las que 868 corresponden a recursos para personas con enfermedad mental, y 5.354 son personas con diversidad funcional intelectual o física.

Raya explica que las ayudas para la financiación de centros dependientes de entidades locales también han experimentado un incremento importante, «ya que se han ejecutado en más del 60 por ciento, con unos pagos que alcanzan una cifra de cerca de 13 millones de euros», frente al 39% pagado en 2015 o el 23,4% abonado en las mismas fechas en el año 2014.

Los centros de titularidad municipal cuentan con 2.276 plazas financiadas, de las que 328 son para personas con enfermedad mental y 1.948 para usuarios con diversidad funcional intelectual o física.

Los centros de gestión integral son los que han experimentado un «mayor crecimiento porcentual» en la cantidad abonada en agosto, ya que han pasado de cobrar un 9,29% en 2013 a cerca del 44% este año.

La Conselleria ha creado este año alrededor de 500 nuevas plazas para personas con diversidad funcional y personas con enfermedad mental crónica, gracias a la apertura de ocho nuevos centros y la ampliación de plazas subvencionadas en instalaciones ya en funcionamiento, con un coste de cinco millones de euros.