Las Provincias

Los hoteles recibirán 50.000 clientes del Imserso más que el pasado año

Una mujer extiende crema protectora sobre la espalda de su marido en la playa de Levante de Benidorm. :: efe/morell
Una mujer extiende crema protectora sobre la espalda de su marido en la playa de Levante de Benidorm. :: efe/morell
  • La directora general de la Agencia Valenciana, Raquel Huete, asegura que este mercado de jubilados es muy importante para Benidorm y el interior

El turismo del Imserso, cuya venta de paquetes se inició el pasado martes no sin colas en las agencias de viajes colaboradoras de toda la provincia en las primeras jornadas, según admite el Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales, va a permitir mantener abiertos más hoteles que el pasado año. Entre otras razones, porque traerá a las playas de Benidorm y el resto de destinos playeros, e incluso a algunos del interior, a 50.000 turistas más que en el invierno de 2015.

Los sesenta hoteles adscritos a este programa de turismo social, que el pasado año no empezó a activarse hasta finales de noviembre debido a los litigios entre los dos licitadores (Mundiplan y Mundosenior) van a recibir entre la semana que viene y el mes de mayo a 250.000 turistas, lo que supondrá unos 50.000 más que el año anterior, tal y como ya anticipó hace una semanas el senador benidorm Agustín Almodóbar.

Los jubilados y pensionistas de la provincia pueden adquirir sus billetes de hotel desde el pasado martes en la provincia y la Comunitat, aunque el programa arrancó la semana anterior en otras autonomías. A la Costa Blanca le corresponden, aproximadamente, unas 110.000 plazas de este programa de turismo social. La novedad este año es que los clientes de la provincia pueden adquirir viajes para disfrutar de unos días en capitales de provincia de España. Unos cuatro días por un importe medio de 90 euros con media pensión.

Para los destinos de costa, de Canarias y Baleares, las tarifas son más elevadas, entre 166 euros por ocho días con pensión completa en fechas no navideñas en el caso de Benidorm y el resto de destinos alicantinos (Guardamar del Segura, Finestrat, Altea, Xàbia, Santa Pola o Peñíscola y Gandía en la vecina Valencia) hasta los 365 euros por dos semanas en un destino de playa, que se elevan a 552 en Canarias o 400 en Baleares.

La directora general de Turismo de la Generalitat Valenciana, Raquel Huete, asegura que «este mercado de turismo social es muy importante para Benidorm, pero no únicamente, porque hay otros destinos playeros de la Costa Blanca incluidos en este plan e incluso otros establecimientos del interior de la provincia». Califica de «muy positivo» que se hayan comercializado en tiempo y forma los paquetes este año, en contra de lo que ocurrió el pasado año por problemas en la adjudicación y los litigios posteriores de los concesionarios.

«Entre el turismo del Imserso y el normal que recibe la Costa Blanca todo el año, va a haber muchos destinos, como Benidorm o Pilar de la Horadada, que van a tener las playas abiertas y en servicio todo el año, con socorristas y todo tipo de prestaciones», asegura Raquel Huete. «Somos todos conscientes de la importancia que tiene para todos la desestacionalización del sector», sentencia la directora general.

Plantillas en activo

El turismo del Imserso sigue siendo determinante para la Costa Blanca y, sobre todo, para infinidad de los sesenta hoteles que dependen de este programa para no cerrar y mantener activa su plantilla de verano o casi toda ella.

Este tipo de turismo social es, además de un gesto del Gobierno por las subvenciones hacia el sector hotelero, un detalle de los propios empresarios hacia su plantilla, pues de esta forma se mantiene el empleo tres meses más hasta que llegue la nueva temporada alta. Además, por cada euro invertido en el programa, el Estado recupera 1,5 euros en prestaciones que deja de pagar el Estado más el IVA que ingresa por el consumo que se genera en las zonas turísticas en destino.

Benidorm pudo mantener abiertas el 67% de sus plazas en la temporada baja del pasado año, pese a los problemas que hubo en la concesión y posterior adjudicación. Aun así, más de cuarenta hoteles se ven abocados a cerrar durante la temporada de invierno. Hosbec aún no ha informado de los cierres este año.