Las Provincias

LA TRICOLOR

Teatro de sueños

Hace unos días vio la luz la programación de otoño-invierno del Teatro Principal de Alicante. Una programación variada en todos los estilos, para todos los gustos, aunque no sé si quizás demasiado diversificada. De todas formas, quien pase entre las seis columnas que dan acceso, se introducirá en un mundo distinto donde los sueños se convierten en realidad. El traspasar la puerta de entrada del teatro siempre ha traído consigo una especial ilusión.

La atmósfera que se respira, incluso sólo en el hall, ya te adelanta que algo distinto va a ocurrir allí dentro. Nada que ver con otro tipo de espectáculos. Ni el cine en los modernos centros comerciales ni los conciertos en campos de fútbol o plazas de toros tienen ese halo diferente que flota en el teatro.

Ruperto Chapí estaría orgulloso de ver cómo una plaza dedicada a su nombre es coronada por la majestuosidad del edificio teatral. El entorno es propicio para la reunión y nada mejor que acompañarla con alguno de los espectáculos que se representan en el antiguo Teatro Nuevo.

Las sensaciones una vez dentro son las mismas. Por lo menos para un servidor.

Tradición había en mi familia de ocupar la butaca junto al pasillo de la primera fila y, bien desde ahí o bien desde unas cuantas filas más atrás, los ojos siguen abiertos como platos, analizando cada rincón del patio de butacas, de los palcos, del anfiteatro.

Hace escasas fechas pude volver. Uno de los más conocidos magos nos dejaba con la boca abierta, pero al mismo tiempo volvíamos a sentir la magia del Teatro Principal gracias a uno de esos amigos de los que has aprendido los valores de la vida. Magia y sueños, así es nuestro teatro de los sueños.