Las Provincias

Responsable, la administración

La deficiente planificación territorial ha motivado que algunos municipios costeros hayan integrado cauces en sus tramas urbanas, denuncia el estudio. «Esta forma de expansión delata una grave situación de negligencia por parte de las administraciones locales, al haber permitido usos residenciales en zonas de inundación frecuente», destacan Pérez-Morales, Gil-Guirado y Olcina, quienes son especialmente críticos con la Ley del Suelo aprobada durante el primer gobierno de José María Aznar: «Este instrumento del suelo abría tan claras oportunidades de financiación a los municipios por medio de visados de viviendas en sus ámbitos administrativos, que terminaron por representar una fuente suculenta de ingresos permanentes que, durante el periodo de crecimiento económico, nadie se atrevió a interrumpir. En términos espaciales, es fácil imaginar que el patrón de planificación seguido por la mayoría de las administraciones locales fue tratar de rentabilizar al máximo su superficie administrativa, ya fuese a expensas o no de lechos de inundación», argumentan.

Los autores tienen claro sobre quién recae la responsabilidad de esta situación: «Las administraciones competentes en ordenación territorial» que, «dejándose llevar por los intereses económicos derivados de esta ocupación caótica de territorios expuestos al peligro, han obviado uno de los cometidos principales de su función: la reducción del riesgo en las poblaciones en peligro».