Las Provincias

El Consell pagará un sueldo a enfermos mentales graves para costearse la residencia

Enfermos mentales en una residencia.
Enfermos mentales en una residencia. / C.R.
  • Las personas con trastornos tuteladas por la Generalitat se incorporarán al sistema de la dependencia sin realizar otros trámites

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha puesto en marcha un plan mediante el cual las personas con trastornos mentales graves tuteladas por la Generalitat pasarán a cobrar una nómina mensual para financiarse las estancias residenciales.

Estos enfermos mentales se incorporarán al sistema valenciano de la dependencia sin necesidad de realizar ningún otro trámite administrativo.

La secretaria autonómica de Servicios Sociales y Autonomía Personal, Sandra Casas, confirmó ayer a través de un comunicado que han tomado esta medida para «terminar con el sistema de atención a las personas con trastorno mental grave que había puesto en marcha el antiguo Gobierno, y que abocaba a sus familias a ceder la tutela a la Generalitat por no poder costear los gastos de una plaza residencial».

Así se lo ha trasladado Casas a los representantes de Aerte, entidad que gestiona centros donde residen personas con trastorno mental grave tuteladas por la Generalitat, y les ha solicitado su «colaboración en las modificaciones y medidas adoptadas por la Conselleria».

La secretaria autonómica explicó que el anterior Ejecutivo favorecía que las familias que tenían a su cargo personas con trastorno mental grave cedieran su tutela a la Generalitat para obtener plaza residencial, ya que el anterior Gobierno utilizaba unas prestaciones que en principio debían ser para personas con escasos recursos, para pagar las plazas residenciales que ocupaban las personas tuteladas.

El pago de estas plazas residenciales se sustanciaba a través de las prestaciones económicas individuales (PEI), que es una subvención personal y finalista para personas con algún tipo de diversidad funcional que se encuentran en una situación de extrema urgencia y necesidad y que no pueden costearse un servicio de atención residencial especializado.

Sin embargo, desde el anterior Gobierno «se priorizaba el pago de esta subvenciones a sus propios tutelados, lo que hacía que se agotara el presupuesto previsto para las personas no tuteladas y sus familias», señaló Casas.

A juicio de la secretaria autonómica, esta forma de actuar favorecía un modelo «asistencialista y de beneficencia», en el que las familias se veían «obligadas a ceder la tutela a la Generalitat al no haber fondos suficientes para poder pagar este tipo de subvención a todas las personas que la solicitaban y que realmente eran quienes más lo necesitaban».

Así, a partir de ahora, las personas tuteladas por la Generalitat van a cobrar una nómina mensual para financiarse las estancias residenciales sin necesidad de realizar ningún otro trámite administrativo como venía sucediendo hasta el momento, de manera que «pasan a formar parte de un sistema donde se les reconoce el derecho subjetivo a la atención que merecen frente al sistema asistencial y de beneficencia del anterior Ejecutivo».

Casas explicó que, desde la Conselleria de Igualdad se ha decidido ir incorporando al sistema de la Dependencia las prestaciones económicas que reciben las personas con trastorno mental grave tuteladas por la Generalitat que residen en un centro, «con pagos que recibirán mensualmente y que cubrirán el coste de las plazas que ocupan, lo que beneficiará también a las propias residencias».

En este proceso, se han incluido un total de 868 expedientes de personas tuteladas, de los cuales 377 ya han sido resueltos y comenzarán ya a cobrar este mes de septiembre. Se prevé la incorporación del resto en las nóminas de octubre y noviembre.