Las Provincias

Soler presume de la buena salud del pentapartito y el PP asegura que el personal no depende del presupuesto

  • El edil de Aptce carga contra los populares y las dos representantes de Ciudadanos por no haber dado su apoyo al presupuesto

El concejal de Aptce, Domingo Soler, cargó ayer contra los dos grupos de la oposición, populares y Ciudadanos, a costa del voto negativo de estas dos formaciones a los presupuestos que el pentapartito llevó a Pleno el viernes pasado.

Al primero que criticó en su comparencia para presentar el Certamen de Solistas fue al concejal del PP, Luis María Pizana, al que calificó de «mulo de carga y pega carteles» y al que reprochó que calificase al alcalde, José Manuel Dolón, de dictador o comunista «porque eso es antiguo y no son más que afirmaciones de un niño sin historia política». Soler prosiguió en sus arremetidas contra los populares y auguró que «no gobernarán en veinticinco o treinta años y tienen a uno colocado en Madrid y dos en Alicante mientras que los otros se dedican a ir a procesiones o a los tés de la amistad».

Asimismo dijo que el pentapartito «goza de buena salud y seguiremos trabajando en toda la legislatura» para después pasar a cuestionar el cambio de voto de las dos ediles de Ciudadanos en la sesión plenaria por votar en contra y no mantener la abstención de la comisión informativa. De su portavoz, Pilar Gómez, dijo que es «una política en peligro de extinción y espero que siga hasta 2019 porque le viene bien a mi partido», a lo que añadió que «lo que no se entiende en política es la custodia compartida, seis meses con el padre, seis con la madre, o acostarse republicano y levantarse monárquico», en alusión a la alineación de C's en su voto al presupuesto con el PP por lo que dijo que a sus votantes les recomienda no apoyar a esta formación en las elecciones generales.

Por otro lado el PP valoró ayer a través de la edil Carmen Gómez las declaraciones del primer edil del día anterior en el que este aseguró que la negativa al presupuesto implicaba no poder regularizar la situación de un centenar de empleados municipales. Gómez dijo que el único trámite que restaría para la regularización definitiva de esta situación sería la modificación de la plantilla y su posterior reflejo presupuestario sin variación económica alguna «y que se podría realizar mediante una modificación puntual del presupuesto prorrogado vigente»