Las Provincias

Ximo Puig, responde en el pleno de Les Corts a una pregunta de la portavoz del PP, Isabel Bonig.
Ximo Puig, responde en el pleno de Les Corts a una pregunta de la portavoz del PP, Isabel Bonig. / EFE

El Tribunal de Cuentas investiga irregularidades del Consell de 2013

  • Ximo Puig desvela que el Informe de Fiscalización de la Sindicatura de Cuentas ha detectado expedientes sin factura de gasto o sin documentación para justificar los criterios para elegir al contratista

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha desvelado hoy que el Tribunal de Cuentas ha pedido al Consell, a raíz de una denuncia de la Fiscalía, información sobre irregularidades en las Consellerias de Presidencia, Infraestructuras y Economía reflejadas en el Informe de la Sindicatura de Comptes de 2013.

Puig se ha pronunciado así en el pleno de Les Corts, durante la primera sesión de control de este periodo de sesiones, en respuesta a una pregunta de la portavoz del PP, Isabel Bonig, sobre el cumplimiento del Plan Económico Financiero (PEF) de la Comunitat Valenciana 2016-2017.

El president ha explicado que a la Generalitat "no paran de llegar denuncias de todo tipo", la última de ellas de la Fiscalía de la Tribunal de Cuentas, que pide que se informe de contratos que Bonig hizo de manera "ilícita o ilegal" cuando era consellera de Infraestructuras.

Ha explicado que en varias consellerias había expedientes que no contenían factura de gasto, una ausencia de justificación documental de los criterios seguidos para elegir contratistas -no se solicitaron varios presupuestos- y posibles fraccionamientos de contratos, según el informe de la Sindicatura de Comptes de 2013.

Puig ha defendido que el actual Consell actuará de manera muy diferente al anterior, donde algunos se dedicaban a "robar" y otros a "gestionar fatal".

Previamente, Bonig había acusado a Puig de "alta traición" por abrir las puertas del Palau de la Generalitat a quien quiere "romper España" -en alusión al encuentro del lunes con el presidente catalán, Carles Puigdemont-, a lo que ha seguido el decreto de plurilingüismo, que pretende "la inmersión lingüística".

"Vergüenza sentimos los valencianos de nuestro presidente", ha asegurado Bonig, quien ha lamentado que ha comenzado "la catalanización de esta tierra" y ha expresado su temor de que se quiera reformar el Estatuto de Autonomía para cambiar la denominación y el idioma de Comunitat Valenciana.

"Yo también soy España, igual que ustedes", ha reivindicado el president, quien ha añadido: "Yo quiero ser España, y quiero ser español con los mismos derechos que todos los ciudadanos de España, y no con 1.300 millones menos".

Bonig ha afirmado que el PEF incluye una "subida abusiva de impuestos", con un "impuestazo de 1.140 millones de euros" para mantener "su Administración gigantesca", mientras que en 2015 se han anulado 30 millones de euros.

La portavoz popular ha acusado al Consell de aumentar en un año la deuda en 3.100 millones de euros, porque son "un desastre"; ha acusado al Consell de poner una cosa en los Presupuestos y otra en el PEF, y le ha recomendado que a la política se viene "llorado y aprendido".

El president ha acusado a Bonig de ser "una extrema imprudente" pues todos los consells del PP "no han cumplido nunca el PEF", desde 2010 a 2015, y nunca cumplieron el objetivo de déficit, y de ser "la extrema radicalidad" por querer enfrentar a los valencianos.

Ha asegurado que lo primero es atender a los ciudadanos y darles los mejores servicios públicos y los derechos que el PP les quitó, y que el Consell está a favor de los valencianos, "diga lo que diga el Gobierno de España".

En el turno de repreguntas, el diputado del PP Rubén Ibáñez ha acusado al Consell de recortar derechos sociales mientras gasta 47 millones en el Gran Premio de motociclismo, a lo que la vicepresidenta, Mónica Oltra, ha replicado que "se harán eventos deportivos, lo que no se hará será robar con la excusa de hacer esos eventos, o a veces ni hacerlos".

Asimismo, el conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha asegurado que no van a subir "masivamente" los impuestos, sino que se va a hacer lo mismo que en los países democráticos avanzados: hacer pagar más a los que más tienen, y menos a los que menos tienen.