Las Provincias

Los juzgados de la provincia siguen saturados y en precario

  • Los jueces decanos alertan de la necesidad de refuerzos para solventar el atasco que arrastran desde hace años pese al freno de casos en 2015

La apertura del Año Judicial en la Comunitat Valenciana ha valido de recuerdo de las necesidades de los juzgados de la provincia. Sobrepasados desde hace años, los jueces decanos de los partidos alicantinos mantienen las reivindicaciones de otros ejercicios, entre ellas, las deficientes instalaciones en las que trabajan como las de la antigua cárcel de Benalúa en Alicante o el obsoleto edificio de Alcoy; o la falta de recursos materiales y humanos para poder funcionar con normalidad. Todo ello, pese a que la memoria de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat (TSJCV) correspondiente al ejercicio 2015 refleja un leve descenso en la entrada de asuntos en la mayoría de jurisdicciones.

250 causas de corrupción

La presidenta del Alto Tribunal valenciano, Pilar de la Oliva, apuntó ayer que los órganos de la Comunitat tramitan casi 250 macrocausas por asuntos de corrupción, algo que, debido a su complejidad, hace que el resto de procedimientos se resientan. Por ello, pidió más medios y subrayó que la Justicia intenta salir adelante «a trancas y barrancas». Lamentó además que la situación en los juzgados penales de Castellón, Alicante, Gandia y Torrevieja «sigue siendo altamente preocupante».

Por su parte, el presidente de la Audiencia Provincial de Alicante, Vicente Magro, propone en la memoria judicial hecha pública ayer el refuerzo de las secciones penales con cinco magistrados para cada una de las salas, las cuatro ubicadas en la capital y la de Elche, «dada la complejidad de las causas que se tramitan en la provincia».