Las Provincias

Juan Antonio Bayona: un monstruo viene a verme

Escena de la película con el protagonista y el monstruo. :: R. c.
Escena de la película con el protagonista y el monstruo. :: R. c.

Si de una película de este festival se va a hablar en los próximos meses es de 'Un monstruo viene a verme'. No tanto por sus valores cinematográficos, sino por la repercusión que alcanzará esta producción de Telecinco que supone el regreso de Juan Antonio Bayona tres años después de la lluvia de Goyas por 'Lo imposible'. A España llegará el 7 de octubre y poco después a Estados Unidos, donde sus responsables pretenden que entre en la carrera por los Oscar. En San Sebastián, un periodista tuiteó una foto suya con los ojos empañados en lágrimas tras el pase de prensa. Otro gritó «¡pornógrafo!» en referencia a un director que quiere a toda costa que el espectador saque el paquete de kleenex.

No estamos ante una amable fantasía, sino ante un dramón de aúpa protagonizado por un niño víctima de acoso escolar, con una madre separada y enferma de cáncer terminal. Su único asidero emocional para sobrellevar la desgracia es la fantasía. Un árbol gigantesco cobrará vida cada noche a la misma hora para contarle tres historias con moraleja. Lewis MacDougall es el chaval con vocación artística, que tratará de entender la vida a través de sus dibujos. Felicity Jones, la madre enferma, y Sigourney Weaver, la abuela sin sentimientos o más bien la bruja de este cuento.

'Un monstruo viene a verme' tiene como estrella de su deslumbrante acabado formal el árbol de apariencia pseudohumana, creado por ordenador a partir de las expresiones y el vozarrón de Liam Neeson. La novela homónima de Patrick Ness, coguionista junto a Bayona, cuenta con una legión de admiradores conquistados por esta historia sobre la niñez herida, con un monstruo que da clases de autoayuda: «Si tienes que romper cosas, hazlas añicos», alecciona al protagonista. «Es una historia con muchas capas de lectura», constata Bayona.