Esquerra Unida condena enérgicamente la agresión a Pavón en el puerto

  • También exige depurar las responsabilidades penales necesarias tras los actos violentos cometidos

La agresión de la que ha sido víctima el concejal de Guanyar Alacant yVicealcalde del Ayto de Alicante, Miguel Angel Pavón en forma de insultos, empujones y zancadillas por parte de un grupo de trabajadores dedicados a labores de carga y descarga de graneles del Puerto de Alicante se enmarca en una actitud de corte claramente fascista y violenta.

Esquerra Unida manifiesta que no se pueden tolerar actitudes de este tipo, condena de la forma más enérgica dicha agresión y exige depurar las responsabilidades penales a que hubiere lugar.

Guanyar Alacant se presentó con un programa y firmó un acuerdo de Gobierno que establece "la adecuación de la manipulación de graneles sólidos a la normativa ambiental y urbanística", por todo lo cual la posición de Miguel Angel Pavón es coherente con el programa y con las ciudadanas y ciudadanos que votaron dicho programa. Exigir a la Autoridad Portuaria que la carga y descarga de graneles cumpla con la normativa y la licencia ambiental obligatoria no supone poner en cuestión la actividad económica ni poner en peligro los puestos de trabajo, supone exigir a las empresas de carga y descarga de graneles en el puerto sean respetuosas con los derechos ciudadanos a la salud y a un aire limpio y sano.

Por todo ello Esquerra Unida , miembro de Guanyar Alacant, exige que de una vez por todas a la Conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat que intervenga en este contencioso y exija a la Autoridad Portuaria las medidas correctoras necesarias para garantizar la salud de los ciudadanos afectados por las emisiones contaminantes de la carga y descarga de graneles en el Puerto.

Al mismo tiempo recuerda al Alcalde de Alicante dos cosas: Que con su actitud está primando los intereses privados de determinadas empresas por encima de la salud de los vecinos de su municipio y la grave responsabilidad que asume consintiendo que miles de vecinos, entre ellos muchos alumnos y alumnas de centros de enseñanza de la zona de Alicante Sur, se vean afectados por una actividad que sigue funcionando sin licencia.