Las Provincias

Promoción de viviendas en la provincia de Alicante.
Promoción de viviendas en la provincia de Alicante. / LV

Los promotores piden a los ayuntamientos bonificaciones para viviendas sostenibles

  • Una casa adaptada para consumir menos energía puede suponer un ahorro para sus inquilinos de hasta 2.300 euros al año, según defiende la patronal Provia

La patronal de los promotores inmobiliarios de Alicante (Provia) ha solicitado a los ayuntamientos que concedan bonificaciones fiscales para la construcción de viviendas sostenibles y saludables. En un comunicado, Provia expuso ayer que entre los objetivos de su comisión de innovación y sostenibilidad figura el de crear conciencia ecológica y de sostenibilidad en el sector inmobiliario.

Por ello, coincidiendo con la inauguración de Firamaco+Energy en la Institución Ferial Alicantina (IFA), se realizó una jornada informativa en la que se reflexionó sobre la comunicación al cliente y puesta en valor de los certificados de sostenibilidad y eficiencia energética en la promoción inmobiliaria. También sobre la importancia de dar a conocer a la sociedad las ventajas de una vivienda saludable.

«Compradores, propietarios e inquilinos de viviendas tienen que comenzar a valorar el consumo de sus viviendas, puesto que existe una diferencia importante en el gasto de una con calificación energética G respecto a otra calificada con la letra A», un «gasto que puede verse reducido en unos 2.300 euros al año», indica el colectivo.

«Pero lo importante no es solo conseguir una vivienda eficiente energéticamente, sino ir más allá para crear espacios saludables para vivir, libres de contaminación, viviendas seguras, limpias, con una adecuada gestión de residuos, y otros tantos factores que contribuyen a hacer una vivienda saludable», añade Provia.

En esta línea, la patronal hace un llamamiento a los ayuntamientos comprometidos con el medio ambiente para que, aprovechando que próximamente se realizarán revisiones de las ordenanzas fiscales, establezcan bonificaciones fiscales en las plusvalías para el vendedor y en el IBI para el consumidor para las viviendas con certificación energética A y B.

Este factor contribuiría a que tanto los propios promotores como el comprador o inquilino tomaran una mayor conciencia del valor de la sostenibilidad y la eficiencia energética, sostiene Provia.