La Reina Sofía inaugura el IV Congreso Internacional de Investigación e Innovación en Enfermedades Neurodegenerativas.
La Reina Sofía inaugura el IV Congreso Internacional de Investigación e Innovación en Enfermedades Neurodegenerativas. / EFE

Un diagnóstico temprano es clave para la curación del Alzhéimer

  • Así lo ha explicado el director científico del IV Congreso Internacional de Investigación e Innovación en Enfermedades Neurodegenerativas, Jesús Ávila

  • A la inauguración de las jornadas, que reúne a dos centenares de expertos en Alicante, ha asistido la Reina Sofía

La necesidad de avanzar en un diagnóstico más temprano de las personas que empiezan a padecer el Alzheimer es una de las principales líneas de los científicos en el largo camino que aún queda para conseguir curar esta enfermedad.

Así lo ha explicado el director científico del IV Congreso Internacional de Investigación e Innovación en Enfermedades Neurodegenerativas, Jesús Ávila, inaugurado hoy por la reina Sofía y que reúne a dos centenares de expertos en Alicante durante tres jornadas.

Han acompañado a Doña Sofía el president de la Generalitat, Ximo Puig, la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, y el alcalde alicantino, Gabriel Echávarri, entre otros.

Ávila, que dirige el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED), ha explicado que el camino para llegar a curar el Alzheimer, así como otras enfermedades del mismo espectro como el Párkinson y el Huntington, es como un "culebrón" televisivo.

"La ciencia no es una película corta y con final feliz sino que hay muchos capítulos", por lo que para llegar al objetivo deseado quedan, al menos, "varios" episodios con la esperanza de que los que ya se han efectuado "hayan estado bien encaminados".

Según este especialista, "si el Alzheimer no se ha curado antes es porque éramos torpes" debido a que, precisamente porque es una enfermedad "silenciosa", se diagnostica "demasiado tarde", incluso, en muchas ocasiones cuando se halla en la fase de "muerte neuronal, que es cuando ya no hay nada que hacer".

Por este motivo, ha apuntado que los esfuerzos se dirigen a intentar lograr un diagnóstico mucho antes de la fase sintomática, para lo cual los científicos estudian los "marcadores tempranos".

Éstos serían relevantes en la fase inicial de la enfermedad (cuando no hay signos aparentes de que se desarrollará Alzheimer), que es cuando por ejemplo aparecen las placas 'metamiloides'.

Ávila ha recordado que hace unos años los investigadores hablaban de "curar y, en cambio, ahora en retrasar" la enfermedad: "Cada vez somos más humildes, pero una vez que, a lo mejor, logremos retrasar la enfermedad, podamos volver a hablar de curar. Poco a poco".

Entre los factores de riesgo de este mal, ha señalado que hay algunos que se pueden "modificar", como las enfermedades cardiovasculares, el ejercicio físico y ejercitar la mente, aunque hay otros de carácter genético y por el propio envejecimiento.

Del mismo modo, hay factores "protectores" contra el Alzheimer, como se refleja en que haya personas de cien años con una mente y una capacidad cognitiva "prodigiosa" mientras que a otras, mucho más jóvenes, les ocurre todo lo contrario.

Ha hablado de los ensayos que se efectúan en el Centro de Alzheimer Reina Sofía del barrio de Vallecas, en Madrid, con enfermos de avanzada edad para tratar de descubrir los mecanismos que originan el tránsito de un estadio de la enfermedad a otro.

También ha valorado otros estudios, como el de una universidad de California (Estados Unidos) que desde hace 2 años analiza a una población de Antioquía (Colombia) para la detección de personas con carga genética en el periodo asintomático, un trabajo que se prolongará aún durante varios ejercicios.

En cuanto a la posibilidad de una vacuna, Ávila ha indicado que aún queda lejos y que lo ideal sería lograrla para las etapas anteriores de la enfermedad, "que es donde está el problema".

Además, ha valorado el interés de este tipo de congresos para compartir experiencias y poner sobre la mesa los datos positivos ya que los científicos están "muy escasos de ellos".

Por su parte, el president valenciano, Ximo Puig, ha animado a los científicos a avanzar en su trabajo porque en ellos "residen todas las esperanzas", y les ha expuesto que en la Comunitat Valenciana hay más de 50.000 enfermos de Alzheimer.

También ha destacado la labor de las asociaciones de enfermos y familiares por su "implicación" y por ser "parte insustituible en esta lucha".

La secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, ha lamentado que, pese a los esfuerzos, las enfermedades neurodegenerativas "no hayan dejado de crecer" y ha calificado de "inmenso" su impacto económico y sobre todo social, por lo que ha animado a "redoblar los esfuerzos para disminuir el sufrimiento de pacientes, familiares y cuidadores".