Las Provincias

La Comunitat, Cataluña y Baleares hacen un frente común para mejorar la PAC

  • Según estas tres autonomías, la PAC negociada entre el Estado y Bruselas provoca situaciones de «desventaja competitiva», especialmente en las zonas de montaña y en las insulares

Baleares, Cataluña y Comunitat Valenciana hicieron ayer un frente común para mejorar la Política Agraria Común (PAC), puesto que consideran «desatendidas» las necesidades específicas de los agricultores del Mediterráneo. Según estas tres autonomías, la PAC negociada entre el Estado y Bruselas provoca situaciones de «desventaja competitiva», especialmente en las zonas de montaña y en las insulares. Por ello, las tres regiones buscan sinergias en otros sectores, como la pesca y la alimentación, en reuniones paralelas en Barcelona y Valencia.

Palma fue ayer la sede del encuentro para debatir sobre el sector de la agroalimentación en la Eurorregión del Arco Mediterráneo (EURAM). Concretamente, en este primer encuentro de trabajo, se trataron propuestas de mejora de la PAC, partiendo de la base de que consideran necesario replantear la PAC que ha negociado el Gobierno central con Bruselas. En este sentido, dicen que la PAC no fue pensada para las principales producciones del arco mediterráneo y, aunque ha representado un papel positivo, no lo ha hecho en la medida de otros lugares, con lo que ha habido situaciones de desventaja competitiva, que en las zonas de montaña e insulares son más graves, razonan.

Las especificidades y conjunciones de las comunidades del EURAM las ha llevado a buscar sinergias y a abrir vías de colaboración y de presión hacia otros estamentos o instituciones, ya sea el Estado o la Unión Europea, ampliando las demandas propias a otros sectores productivos como la pesca, sobre la cual se debatirá en Valencia, en un encuentro al que asistirá el director general de Pesca y Medio Marino, Joan Mercant.

Mientras, el director general, el de Agricultura y Ganadería, Mateu Ginard, fue ayer el responsable de inaugurar la jornada organizada por el Instituto Ignasi Villalonga d'Economia i Empresa, que se centró en los frutos secos, los jóvenes agricultores, la ganadería y las zonas desfavorecidas y la insularidad.

En el ámbito de los frutos secos, las tres comunidades inciden en que los campos de fruta seca están muy extendidos por todo el arco mediterráneo, y en el caso de Cataluña, Comunitat Valenciana y Baleares, los cultivos de almendros, algarrobos y avellanos definen paisajes característicos con una gran importancia territorial, ecológica y turística.

Este cultivo de secano tiene unos rendimientos bajos y está en retroceso. Al mismo tiempo, sin embargo, los cultivos de frutos secos permiten la obtención de rentas agrarias en espacios que no son aptos para otros cultivos a causa de las limitaciones hídricas y edáficas. El esfuerzo del agricultor en estos espacios es muy elevado, pero fundamental para el mantenimiento de los espacios agrarios de secano de cultivos leñosos, que en el caso de Baleares representa la parte más importante de los cultivos leñosos (alrededor de 35.000 hectáreas). Estas superficies de cultivo generan pocos ingresos y reciben primas por superficie demasiado bajas por su importancia ecológica y paisajística.

Para todo eso, los representantes de la Generalitat de Catalunya, la Generalitat Valenciana y el Govern balear han concluido que los cultivos leñosos de secano -almendros, algarrobos y avellanos- tendrían que recibir unas ayudas directas asociadas más altas. Se debería conseguir un notable incremento de la prima sobre todo en las zonas de secano. Los asistentes a la reunión también coincidieron en que el pago adicional para jóvenes agricultores es irrelevante, no cumple sus objetivos y no garantiza el acceso a unos mínimos derechos de pagos básico.