Las Provincias

Al banquillo por protagonizar una frenética huida de la Policía por carecer de carné

  • El reo se enfrenta a nueve meses de cárcel por hacer caso omiso a la señal de alto de los agentes y escapar a gran velocidad, en sentido contrario y sin respetar los semáforos

Un hombre tendrá que enfrentarse a un tribunal por tratar de que no le pillaran circulando por entre Alicante y San Vicente del Raspeig con el vehículo de un amigo sin carné de conducir. El Ministerio Público sostiene que el acusado se saltó un control de la Policía Nacional y emprendió una frenética huida por las calles del municipio que por poco no acaba en tragedia. Muchos de los conductores que en ese momento transitaban por las mismas vías, pero en sentido contrario, tuvieron que realizar arriesgadas maniobras para evitar la colisión con el fugado.

La Fiscalía reclama para el procesado, que viajaba acompañado en el vehículo, una pena de 9 meses de prisión, así como dos años sin poder conducir por un delito de conducción temeraria. Por el delito contra la seguridad del tráfico, por el que también se encuentra acusado, el representante del fiscal solicita una multa de 2.700 euros.

Los hechos ocurrieron hace casi tres años. El 13 de noviembre de 2013, en torno a las 11.30 horas, el hombre circulaba con el coche de un amigo, quien le había dado permiso para ello. El único problema era que el conductor jamás había obtenido el carné necesario para ponerse a los mandos del vehículo. De ahí que, cuando se topó con una patrulla de la Policía Nacional cerca del polígono industrial del Pla de la Vallonga, se pusiera muy nervioso.

Una vez el reo estableció contacto visual con los policías en la carretera de La Alcoraya, este decidió realizar una maniobra que no pasó desapercibida para los agentes. Un brusco giro motivó que la patrulla saliese en busca del procesado, que ya no se detuvo hasta que resultó apresado cuando trataba de escapar a la carrera a pie, según recoge el Ministerio Fiscal en su escrito de acusaciones.

En su huida, la Fiscalía asegura que el hombre pudo provocar más de un siniestro debido a su conducción temeraria. El representante del fiscal describe cómo el acusado puso el vehículo a gran velocidad para llegar a San Vicente del Raspeig por el acceso de la cementera y que incluso por el centro del municipio llegó incluso a invadir el carril contrario y no colisionó de milagro con el resto de coches que en ese momento se encontró a su paso.

En pleno centro

En un intento más que temerario por dejar atrás a los agentes, el procesado supuestamente se coló en la calle Mayor de San Vicente en sentido contrario, obligando al resto de usuarios de la vía a detenerse y apartarse para no sufrir un accidente.

Los ocupantes del vehículo iniciaron entonces la huida a pie, pues ya no podían avanzar más con el coche. No, al menos, sin resultar malheridos fruto de una fuerte colisión frontal con otro conductor en la concurrida calle del municipio de L'Alacantí. Poco les duró la escapada, pues a escasos 400 metros de donde se habían apeado el vehículo, los agentes de la Policía Nacional que andaban tras sus pasos les dieron caza en la calle Bailén.

El juzgado que instruyó el asunto ya ha remitido la causa al juzgado de lo Penal de Alicante que ha de sentar en el banquillo de los acusados al reo. No obstante, debido a la sobrecarga que sufren estos órganos en la capital alicantina, la vista tendrá que postergarse por al menos un período de dos años. Todo, por evitar una sanción por circular, presuntamente, sin haberse sacado el carné de conducir.