Las Provincias

Procesan al acusado de colocar un explosivo en el coche de su expareja

  • La Audiencia Provincial acuerda prorrogar la estancia preventiva en el centro penitenciario del vecino de Crevillent, que está imputado por un delito de asesinato en grado de tentativa

El hombre acusado de poner un artefacto explosivo en el reposacabezas del coche de su exmujer en Elche intentó asesinarla. Así lo considera el juzgado instructor del caso, que ha procesado al hombre por tentativa de homicidio, según informaron fuentes próximas a la investigación del sumario. De este modo, el reo aguarda tan solo a que las acusaciones detallen la pena de prisión que piden para él antes de sentarse en el banquillo de los acusados. Además, la espera tendrá que ser en prisión, ya que la Audiencia Provincial de Alicante ha ordenado la prórroga de dos años más, justo cuando faltaban pocas semanas para que se cumpliera el primer plazo de dos años.

El acusado tuvo que acudir ayer a la sede provincial para comparecer ante el tribunal de la Sección Primera, cuyos magistrados ya acordaron mantenerlo entre rejas en mayo del año pasado. Los motivos, según determinó entonces la Sala, son la gravedad de la pena que se le podría imponer por un delito por el que está procesado y «la natural propensión del imputado» a eludir la medida cautelar.

La mujer salvó la vida de milagro la mañana del 10 de noviembre de 2014. Pasadas las doce del mediodía, el reposacabezas de su vehículo quedó completamente destrozado por la explosión del artefacto casero. Los vecinos de la calle Antonio Pascual Quiles escucharon un tremendo estruendo que procedía del coche, aparcado a la altura del número 74.

La víctima, una mujer de 43 años de edad, sufrió quemaduras a causa de la detonación, aunque de carácter leve por escasa poca metralla que contenía el artefacto. Pese al shock de la explosión y la gran cantidad de humo que se concentró en el interior, pudo abandonar el vehículo por su propio pie.

No obstante, fue atendida en el lugar por los viandantes que vieron de primera mano lo ocurrido y, posteriormente, por una unidad del SAMU, que la trasladó al Hospital del Vinalopó para tratar las heridas en el cuello, la nuca y la cabeza.

La Policía Nacional apresó unas horas más tarde, ese mismo día, al presunto agresor. La perjudicada conocía bien quién podía haber actuado así, pues se trataba de su expareja. Los investigadores sostienen que el acusado, vecino de Crevillent de 38 años de edad, está en condiciones de manejar y elaborar explosivos como el que hallaron en el coche de la víctima.

Sus conocimientos de mecánica, pues gestionaba un taller en la localidad ilicitana, le habrían permitido crear los circuitos de la bomba que, presuntamente, completó con pólvora que normalmente se emplea en la caza y algo de metralla. La Policía Científica examinó el vehículo afectado hasta que dio con el cableado y los restos del artefacto, pues en un primer momento todo hacía indicar que el airbag pudo haber estallado, pero rápidamente se resolvió el misterio en forma de un nuevo caso de supuesta violencia machista.

Denuncia

De hecho, el arrestado contaba con antecedentes policiales por violencia de género. Otra mujer, con la que mantuvo una relación sentimental antes que con la víctima, ya lo había denunciado por maltrato. Ayer, el reo salió de la sala de vistas cubierto completamente con una chaqueta para evitar ser reconocido.

Pese a ello, el acusado crevillentino pronto deberá enfrentarse a la exposición mediática, ya que el asunto se encuentra ahora en su fase final antes de acabar en la celebración del juicio en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Alicante. El caso ha requerido de una laboriosa investigación por el método empleado para acabar con la vida de la mujer, de ahí que se haya prolongado hasta estos días.