Las Provincias

Pavón agilizará las licencias pero se muestra inflexible con el Catálogo

fotogalería

Reunión del concejal de Urbanismo con representantes de Provia, ayer. / A. Domínguez

  • El edil se reúne con Provia para limar asperezas y reclama a Alcaldía más personal, mientras que Echávarri propone que se hagan horas extra para acabar con el colapso

Horas extraordinarias en Urbanismo y cobertura de las bajas. Es la solución que desde el Ayuntamiento plantearon ayer a las quejas de los promotores urbanísticos y constructores por el colapso de la Concejalía de Urbanismo y el retraso en la concesión de licencias.

El concejal de urbanismo y vicealcalde, Miguel Ángel Pavón, se reunió ayer con representantes de Asociación de promotores inmobiliarios de la provincia de Alicante, Provia, para tratar de limar asperezas con el sector, tras las críticas recibidas la semana pasada por propiciar, con los retrasos, la paralización del sector. En el encuentro, el edil reconoció el colapso que existe en su área y que no se cumplen los plazos legalmente establecidos para la concesión de licencias. Los dos meses, admite, se pueden ir a más de nueve.

Fuentes de Provia explicaron tras el encuentro que la media está en torno a cinco o seis meses, es decir, el triple de lo que recoge la ley y que este retraso «perjudica enormemente al sector, porque desalienta a los inversores, que no entienden de si hay o no personal municipal suficiente».

Y es que Pavón volvió a justificar los retrasos en la acuciante falta de personal en el área de Urbanismo. «Se ha reducido a la mitad desde 2011. Es un problema que no es nuevo, pero ahora se pone más de manifiesto por el repunte de la actividad de la construcción. Hay más solicitudes».

En la reunión, se comprometió a buscar «fórmulas» que permitan agilizar estos trámites. A su juicio pasan porque desde Alcaldía y Recursos Humanos le permitan contratar personal, aún dentro de las limitaciones del plan de ajuste. «Se puede aplicar la tasa de reposición al 50% y no se ha hecho», pone como ejemplo.

A las jubilaciones que no se han cubierto, se ha sumado recientemente el traslado en comisión de servicio de uno de los jefes, que se ha ido al Ayuntamiento de Elda. Según fuentes de Guanyar, sin el beneplácito del edil. Su puesto ha quedado sin cubrir.

El alcalde, Gabriel Echávarri, evitó ayer defender la gestión de Pavón al frente de Urbanismo. Aseguró que la situación de bloqueo es evidente y que le ha propuesto a Pavón, como solución temporal, permitir que el personal de Urbanismo trabaje horas extraordinarias para sacar adelante los expedientes.

El vicealcalde asegura que estudiará las opciones y que en un mes se volverá a reunir con Provia para presentarles «una radiografía» de la situación (expedientes pendientes, plazos etcétera) y plantear soluciones.

En lo que no se muestra tan permeable es en relación al Catálogo de Protecciones. Los promotores se quejaron de la «nula receptividad» ante sus propuestas al respecto, que pasan por un catálogo menos restrictivo.

Pavón asegura que «están en su derecho de opinar lo que crean conveniente» pero «no estamos de acuerdo en que sea un catálogo especialmente restrictivo. Nuestra versión no difiere demasiado de la que elaboró el pasado equipo de gobierno. A 300-400 edificios ya incluidos hemos añadido 30 o 40 más. No entendemos pues esas críticas por ser hiperproteccionistas».

En cualquier caso, aseguró que contestarán a las alegaciones presentadas (entre ellas las de Provia) y se introducirán los cambios que se consideren pertinentes en el documento, que volverá a salir a exposición pública.

Echávarri señaló al respecto que le han llegado «quejas» de vecinos por la «sobreprotección» del catálogo. Advirtió a su socio de que «no se puede imponer nada sin intentar alcanzar un grado de consenso amplio» y confió en que cuando se apruebe definitivamente «esté todo el mundo más contento».