Moragues: «La afinidad de Puig con Puigdemont no representa a los ciudadanos de la Comunitat»

  • El delegado del Gobierno en la Comunitat se ha referido en estos términos a la reunión celebrada este lunes entre el jefe del Consell y el presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha calificado de "sorprendente" que el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, que "representa a todos los valencianos", se "alinee políticamente con el presidente catalán que quiere separarse de España" y ha añadido que con la cumbre entre ambas autonomías celebrada este lunes en Valencia "se escenificó una alianza contra Madrid".

Moragues, que ha visitado este martes el Servicio Marítimo de la Guardia Civil y el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas en Valencia, se ha referido en estos términos a la reunión celebrada este lunes entre Puig y el presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, donde acordaron normalizar relaciones entre los dos gobiernos autonómicos tras "mucho tiempo de incomunicación injusta" y acordaron la constitución de una comisión técnica permanente para el seguimiento de las obras del Corredor Mediterráneo.

A su juicio, con esta cumbre "se escenificó una alianza de Comunidad Valenciana-Cataluña contra Madrid" cuando, según ha recalcado, "aquí no tenemos que ir contra Madrid, formamos parte de España, defendemos la unidad e integridad de España y nos rebelamos contra ese proceso secesionista, independentistas de Cataluña".

Al respecto, ha advertido de que "no se puede usar el Corredor Mediterráneo como pretexto para escenificar una alianza con el presidente catalán que quiere separarse de España". En este sentido, ha subrayado que debe "quedar clara la apuesta del Gobierno con el Corredor Mediterráneo".

Moragues ha reiterado que cuando llegó el Gobierno actual en 2011 se encontró con que el proyecto de Corredor Mediterráneo "existía en un power point". "Era un proyecto de papel de un Corredor de 51.300 millones de euros", al tiempo que ha dicho que era un proyecto "insostenible, inviable, descabellado y para nada era realista" en el que se habían "cero euros".

Ahora, cinco años después, "hay invertidos 6.350 millones de euros, se está trabajando en todos los tramos y el 95% del tercer carril entre Valencia y Castellón está ejecutado". Por tanto, ha reiterado que "obras son amores y no tantas reuniones" y les ha acusado de hacer una "política de confrontación, frentista y de reivindicación sobre una infraestructura que ha puesto en marcha el Gobierno de España", que ha apostado por él y que la UE ha declarado que "sea prioritaria".