Las Provincias

Rafa Nadal, en un encuentro frente a India en la Copa Davis. :: efe
Rafa Nadal, en un encuentro frente a India en la Copa Davis. :: efe

'Fancy Bears' apunta ahora a Nadal

  • El tenista español es una de las nuevas revelaciones del grupo de 'hackers' rusos sobre las autorizaciones de uso terapéutico por parte de la Agencia Antidopaje

Las nuevas filtraciones de los hackers rusos 'Fancy Bears' sobre los datos registrados por el programa la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha incluido esta vez a Rafael Nadal, el primer tenista masculino en las revelaciones. En su caso fueron betametasona por uso intramuscular en septiembre de 2009 y corticotropina por la misma vía en agosto de 2012 los fármacos autorizados para no vulnerar el el sistema antidopaje internacional. Ambas fueron aprobados por los servicios médicos de la Federación Internacional de Tenis (FIT) dentro de su programa de autorizaciones de uso terapéutico.

La betametasona es un potente esteroide que se emplea en algunos casos con fines antiinflamatorios y el balear tuvo una exención firmada con carácter retroactivo (se firmó el 29 de septiembre de 2009 y expiraba el 25 de septiembre) la temporada en que no defendió su corona en Wimbledon por una lesión.

Por entonces el manacorense era uno de los deportistas más beligerantes cuando se trataba el tema del dopaje y siempre se mostró muy reticente con los controles sorpresa porque asegura que su paradero diario forma parte de su intimidad. «Si pierdo mañana volveré a Mallorca y quién sabe si tendré acceso a Internet. Ahora, si llaman a mi puerta en Mallorca y no estoy me dan una advertencia. Esto es muy injusto», reclamó sobre el programa de la AMA que permite a los deportistas indicar los cambios sobre el lugar en el que se encontrarán para los controles sorpresa gracias a un correo electrónico.

En el segundo caso, las fechas coinciden con su paréntesis por una lesión rotuliana que le apartó de las pistas hasta el final de año. La corticotropina u hormona adrenocorticotropa, que se administraba al tenista español tres veces al día, favorece la secreción de corticosteroides y ayuda a reducir la fatiga durante el ejercicio físico. Otro deportista destacado que aparece en la cuarta oleada de filtraciones es el británico Mo Farah. El cuádruple oro olímpico recibió triamcinolona en octubre de 2008 y morfina, vicodin y una solución salina intravenosa en julio de 2014 durante un ingreso hospitalario por un desfallecimiento en un entrenamiento. El permiso fue firmado con carácter retroactivo por la IAAF. Y otro de los deportistas sobresalientes que han necesitado una autorización para uso terapéutico fue Laszlo Cseh, ganador de seis medallas olímpicas. El nadador recibió una exención desde octubre de 2011 hasta octubre de 2015 por formoterol, relacionado con el asma.