El cuidador, el gran olvidado de la enfermedad de Alzheimer

  • Desde ISEP Clínic recomiendan utilizar todos los recursos e información disponible para conocer cómo la enfermedad evolucionará y afectará tanto al enfermo como a la familia

El momento en que a un familiar le dan la noticia que su padre o madre padece Alzheimer es un momento de ansiedad y miedo. Las dudas aparecen y surge la pregunta “¿y ahora yo qué hago?”. Desde ISEP Clínic recomendamos utilizar todos los recursos e información disponible para conocer cómo la enfermedad evolucionará y afectará tanto al enfermo como a la familia.

Conocer la evolución de la enfermedad te ayuda a estar preparado

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad degenerativa de las células cerebrales que se caracteriza por la evolución lenta y progresiva de síntomas. En una primera fase suele producirse pérdida de memoria y desorientación. Posteriormente se va deteriorando la fluidez en el lenguaje, aparecen dificultades para vestirse y para realizar actividades cotidianas. Por último, en fases avanzadas la persona no puede valerse por sí misma.

A nivel de personalidad aparecen síntomas como ansiedad, depresión, angustia o agresividad acompañados de mutismo, incontinencia y no es capaz de reconocer las caras de sus allegados.

La familia/cuidador, el gran olvidado de la enfermedad de Alzheimer

Se trata de una enfermedad que genera una fuerte carga emocional hacia el cuidador. Si se desconoce la evolución de la enfermedad y sus consecuencias a nivel de personalidad (cómo cambiará nuestro padre/madre), será imposible mantener una buena calidad de vida para ambos.

Recomendaciones para el cuidador/núcleo familiar:

•Infórmate y conoce la evolución de la enfermedad para anticiparte. Existen muchas asociaciones de familiares donde encontrarás personas que han vivido lo mismo que tú y podrán guiarte.

•Busca apoyos para tener momentos de descanso sin el enfermo. La carga emocional de cuidarlo debe ser compartida. No por ello quieres menos a tu padre/madre ni debes sentir culpabilidad. Si tú te cuidas, le podrás cuidar mejor.

•No descuides tu red social. Es importante tener amigos con quien compartir tus vivencias.

•La positividad y el estado de ánimo es fundamental para poder abordar las fases por las que va a ir avanzando la enfermedad. Si no te encuentras bien, busca ayuda.

•Es importante tratar bien al enfermo, no discutir con él ni recordarle constantemente lo que no es capaz de hacer. No debemos angustiarnos por sus conductas repetitivas. La enfermedad evolucionará y deberemos ir adaptando nuestro trato con él.

•Las rutinas son importantes no solo para el enfermo de Azheimer sino también para ti. Es fundamental cuidar los horarios de alimentación y descanso. Llevar una vida activa te ayudará a estar en buena forma física y tu cuerpo te lo agradecerá con mayor energía y vitalidad.