Las Provincias

Un agricultor extiende sus almendras para el secado al sol.
Un agricultor extiende sus almendras para el secado al sol. / R.A.

Los almendreros denuncian una «mano negra» que baja los precios

  • La Unió alerta de que en agosto se desplomó la cotización en origen 3,55 euros por kilo de grano respecto a hace un año, a lo que se suma una caída del 30% de producción

Los productores de almendra, a través del sindicato agrícola La Unió con implantación en todas las comarcas de la Comunitat Valenciana, denunciaron ayer la existencia de una «mano negra» que baja los precios en origen del preciado fruto seco. En concreto, el responsable del sector en la organización, Juan Pastor, explica que en las últimas semanas se ha desplomado la cotización en 3,55 euros por kilo de grano, lo que supone una fuerte caída del 42% respecto a hace justo un año.

No es la primera vez que La Unió alerta de los vaivenes que sufre el precio del fruto seco que sirve para elaborar los famosos turrones de Jijona y otros muchos dulces en toda España. A principios de agosto, Juan Pastor ya alertó de que se estaban produciendo «movimientos especulativos» en el mercado y pidió el amparo de la Administración. Ayer, Pastor volvió a la carga y dijo que «se están frustrando las buenas perspectivas de los productores para esta campaña, que se halla en pleno proceso de recolección».

Hace justo un año, el kilo de almendra en grano de las variedades comuna o llargueta, las más económicas, costaba 9 euros. La variedad marcona se disparó hasta los doce euros, como ya relató este diario tras producirse un fuerte repunte del precio de más de dos euros en la segunda semana de septiembre debido a la previsión de baja producción en California por la sequía y, sobre todo, por la desenfrenada demanda de países emergentes como China e India. Ahora, esos precios han vuelto a modularse durante el verano y, en las últimas semanas, según Pastor, se han desplomado en casi cuatro euros. La Unió explica que el comportamiento en precios está siendo igual en todas las comunidades, si bien las consecuencias no serán las mismas porque la producción tampoco lo es.

Así, en Aragón, según un informe de este sindicato, se registra una caída del 37% en precios, pero el aforo de cosecha es de un aumento del 17%. «Podrán compensar la baja de precios, no como en Alicante, Valencia y Castellón, donde la caída de cosecha es del 27%, por lo que los ingresos del agricultor se verán doblemente afectados».

La Unió calcula que la producción este año será de 4.400 toneladas en grano en la Comunitat, «aunque la cosecha podría ser incluso inferior debido al menor rendimiento del fruto por la sequía por cuarto año consecutivo». Para toda España, la organización que dirige Ramón Mampel prevé una cosecha de 46.000 toneladas, lo que supondría una caída del 12%, casi tres veces menos que en esta autonomía, mucho más expuesta a la sequía en los cultivos de secano y de regadío.

«Parece que hay una mano negra que se encarga de fulminar las ilusiones y no quiere que los agricultores salgamos de la miseria», se lamenta Juan Pastor. El exdelegado provincial de Unió-Coag insiste en su argumento contradictorio de que «si España es un país que necesita importar mucha más almendra de la que produce, no se entiende que los precios caigan de esta forma tan acusada y en pocas semanas», añade Pastor.

Califica de «indignante» la evolución del mercado y se pregunta «si no hay nadie capaz de poner freno a esta especulación y orden en un cultivo que parecía que esta campaña iba a ser la tabla de salvación en gran parte de las comarcas agrícolas de secano del interior de la Comunitat».

Italia y California

La Unió añade, además, que la situación aún se entiende menos si se compara con otros países productores, como Italia o Estados Unidos (California). En el primer caso, el precio en julio había caído un 23% en términos interanuales hasta situarse en 7,68 euros de media el kilo, pero la cosecha aumentará un 100%. En California, el precio también se ha desplomado en las últimas semanas un 6%, pero su producción repuntará un 8% y alcanzará las 930.000 toneladas, según la Unió.

Los precios en España empezaron, en realidad, a moderarse y bajar suavemente desde el mes de julio, cuando comenzó en realidad la campaña de producción de turrones en las principales compañías del sector, tanto alicantinas como de otras comunidades autónomas. Pese a que la demanda de pepitas ha seguido al alza en este sector, los precios han mantenido la senda bajista. La Unió lleva muchos años reclamando a la Generalitat la creación de la Mesa de la Almendra.