Un nuevo sistema permitirá evaluar las prácticas de salud materno-infantil

  • El modelo integra tanto aspectos clínicos sobre el estado de salud de la madre y el bebé en cada uno de los contactos asistenciales, como los datos del contexto organizativo

Un nuevo modelo de información clínica permitirá a los centros sanitarios evaluar la atención a madres y bebés en la etapa de la infancia temprana mediante la construcción de repositorios estandarizados y con calidad asegurada sobre esta importante etapa de la vida.

El proyecto ha sido desarrollado por investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV), la empresa VeraTech for Health y los Hospitales Virgen del Castillo de Yecla y 12 de Octubre de Madrid mediante un proyecto piloto de la Subdirección General de Calidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha informado la universidad valenciana.

La UPV, en colaboración con otras instituciones, ha diseñado un novedoso modelo de información clínica interoperable, estandarizado y soportado por un proceso de aseguramiento de la calidad de datos sobre la etapa de atención a la infancia temprana, desde la gestación hasta los dos años de vida.

Esta experiencia, capaz de generar información comparable y de calidad, permitirá a los centros sanitarios evaluar sus prácticas clínicas respecto a los estándares internacionales de calidad asistencial orientados a proteger la salud y el bienestar de la madre y el bebé.

"La escasa información disponible sobre este importante periodo del desarrollo humano es un factor limitante para el desarrollo e implantación de las estrategias de salud materno-infantiles", ha explicado el jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Virgen del Castillo de Yecla, Ricardo García de León.

El último informe europeo sobre salud perinatal de EuroPeristat destaca dos grandes problemas: por una parte, los datos existentes son insuficientes para establecer mecanismos de monitorización, y por otra, la escasa calidad y la alta heterogeneidad de los datos de los repositorios internacionales hace muy difícil establecer sistemas de comparación.

Según el investigador de VeraTech for Health Carlos Sáez, "este nuevo modelo pretende contribuir a salvar esta brecha y mejorar con ello la calidad de la atención materno-infantil en nuestros centros".

Para la directora del grupo IBIME-ITACA de la Universitat Politècnica de València, Montserrat Robles, "compartir este modelo de información clínica abre una oportunidad única para establecer un sistema de monitorización de indicadores de buenas prácticas, y es el primer repositorio de datos de este tipo a nivel internacional".

El modelo integra tanto aspectos clínicos sobre el estado de salud de la madre y el bebé en cada uno de los contactos asistenciales, como los datos del contexto organizativo necesarios para evaluar la práctica clínica del centro.

Los centros pueden ir evaluando los avances y retrocesos en los procesos de implementación de las estrategias y políticas de salud materno-infantil.

El interés despertado por esta experiencia en las personas vinculadas al desarrollo e implementación de las estrategias de atención materno-infantil así como en diferentes instituciones y organizaciones sanitarias, especialmente aquellas vinculadas a este proyecto piloto, abre perspectivas de futuro a través de la cooperación entre el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y el ámbito clínico-estratégico, según las fuentes.