Las Provincias

Dos agentes en un ordenador de la farmacia.
Dos agentes en un ordenador de la farmacia. / C. G. C.

La Guardia Civil detiene a un farmacéutico por un delito de estafa al Sistema Nacional de Salud

  • El boticario copiaba los datos electrónicos de las tarjetas sanitarias de sus clientes, para después facturar al SNS medicamentos, que después revendía ilegalmente

La Guardia Civil de San Juan de Alicante ha detenido al titular de una farmacia de El Campello, un español de 60 años, como presunto autor de un delito de estafa al Sistema Nacional de Salud y mutuas médicas MUFACE, MUGEJU e ISFAS, de un delito de falsedad documental y de un delito contra la Salud Pública, y está investigando a los cuatro empleados de la farmacia, dos hombres y dos mujeres.

Agentes de Equipo de Policía Judicial del Puesto Principal de San Joan d’Alacant y de la Unidad de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil de Alicante han realizado un registro en una farmacia de El Campello, dando como resultado la detención del titular de la farmacia, un hombre de 60 años.

La operación comenzó tras una denuncia recibida, en el mes de mayo, en la Inspección de Farmacia de la Dirección Territorial de Sanidad en Alicante. En la denuncia se aseguraba que en la farmacia se estaban cometiendo diversas infracciones de carácter administrativo.

De esta forma, los investigadores de la Guardia Civil, pusieron en marcha una compleja investigación que finalizó la semana pasada con el registro de la farmacia situada en la localidad de El Campello.

Durante el registro los agentes hallaron un archivo encriptado con datos de, al menos, 99 tarjetas sanitarias pertenecientes a otras tantas personas que, según ha revelado la investigación, el detenido utilizaría para cometer las estafas.

Los supuestos hechos delictivos habrían comenzado con la implantación de la receta electrónica en el año 2013. Al parecer, después de copiar los datos de las tarjetas sanitarias y conseguir sus números “PIN”, habrían facturado medicamentos no dispensados a nombre de los pacientes, y que abonaba el Sistema Nacional de Salud.

Posteriormente los medicamentos, que ya habían sido facturados y pagados por el SNS, y otras mutuas médicas (MUFACE o ISFAS, entre otras), se almacenaban, siendo revendidos a través de un circuito ilegal de venta al extranjero, principalmente a países como Argelia y Marruecos.

De igual forma se manipulaban las recetas manuales para sustituir los medicamentos dispensados a los clientes, por otros de mayor importe económico.

Ante todas estas evidencias y, tras la exhaustiva investigación por parte de los agentes, el propietario de la farmacia ha sido detenido y puesto a disposición judicial, incautando en el registro de la farmacia, además de los archivos encriptados con los datos sanitarios de los pacientes, cinco cajas de medicamentos dispensados irregularmente.