Las Provincias

Fiscalía y defensas llegan a un acuerdo en el juicio por robo de explosivos

  • En el banquillo de los acusados se han sentado dos mujeres y un hombre acusados de un delito de tenencia o depósito de sustancias explosivas en la localidad alicantina de Cox

La Fiscalía y las defensas de los tres acusados de un robo de explosivos en una cantera de la localidad alicantina de Cox han llegado hoy a un acuerdo antes del juicio.

Los sospechosos se enfrentaban inicialmente a penas que oscilaban entre dos y seis años, y sumaban un total de doce años de prisión por unos hechos sucedidos en 2002 aunque fueron descubiertos por la Policía en 2009.

El juicio, previsto para esta mañana en la sección séptima de la Audiencia de Alicante, que tiene su sede en Elche, ha sido declarado visto para sentencia después que los reos admitiesen su culpabilidad, que no han precisado sin embargo los términos de acuerdo con la fiscalía.

En el banquillo de los acusados se han sentado dos mujeres y un hombre acusados de un delito de tenencia o depósito de sustancias explosivas.

Un cuarto implicado falleció hace ya algunos años, mientras que la responsabilidad penal de un quinto sospechoso se encontraba prescrita.

Todos ellos fueron detenidos en marzo de 2009, en el transcurso de la denominada 'Operación Palmera', cuando la Policía Nacional descubrió de que dos matrimonios de Torrevieja habían contactado con una banda de delincuentes de Europa del Este interesada en adquirir la dinamita para asaltar furgones blindados, bancos y joyerías.

Esos explosivos habían sido robados en 2002 en la cantera de San Isidro de Cox por B.M., B.P., el ya fallecido S.C.E.B. y otro individuo apodado 'El Carabina'.

Las parejas de dos de ellos participaron presuntamente en los traslados de la mercancía, que acabó decomisando unos 17,5 kilos de dinamita en un domicilio de Torrevieja y en un agujero excavado en un paraje rural de Granja de Rocamora.