Las Provincias

Ximo Puig quiere postular a un empresario de Benidorm para pilotar la nueva Coepa

Ximo Puig y el presidente de Coepa, Francisco Gómez, en la reunión del pasado 4 de agosto. :: j. p. reina
Ximo Puig y el presidente de Coepa, Francisco Gómez, en la reunión del pasado 4 de agosto. :: j. p. reina
  • Se trata de un miembro de la asociación de restaurantes de la capital turística de la Costa Blanca y Gómez admite que hay movimientos para una nueva patronal

Nunca un Gobierno autonómico ha designado directamente a ningún presidente de ninguna patronal en la Comunitat Valenciana, pero siempre ha dado su 'plácet' cuando las asambleas respectivas han postulado a sus candidatos. El actual Consell presidido por el socialista Ximo Puig da un paso más allá y se atreve, incluso, a plantear o, al menos, a promocionar a ese posible candidato. Así ocurre ahora con la mortecina patronal alicantina Coepa por si no supera finalmente el concurso de acreedores y entra en una liquidación ordenada, algo que, a día de hoy, su presidente, Francisco Gómez, no descarta. Según ha sabido este diario de fuentes del PSPV-PSOE y del empresariado turístico de Benidorm, Ximo Puig estaría dispuesto a echar una mano a un aspirante a pilotar esa refundación de Coepa en los próximos meses. Se trata de un conocido y potente empresario del mundo hostelero de Benidorm que pertenece a la patronal local de cafeterías, bares y restaurantes, Abreca.

En las últimas semanas ha habido más de un contacto entre el jefe del Consell y ese empresario para tratar de analizar las posibilidades que tiene de ser apoyado por el conjunto de las federaciones y asociaciones sectoriales de la provincia en caso de que, como parece probable, Coepa no pueda superar el concurso de acreedores en el que se halla inmerso desde el pasado mes de marzo. La actual cúpula directiva de Coepa, entre ellos su presidente y su vicepresidente, Francisco Gómez y Jaime Llinares, que están 'comiéndose el marrón' de la quiebra de la patronal, desconocen por completo las intenciones del Gobierno valenciano y también de ese empresario perteneciente a la potente asociación Abreca de Benidorm. Tampoco son conocedores del posible nuevo perfil de dirigente patronal los dos miembros alicantinos del Consell: Rafael Climent, de Economía Sostenible y de quien depende directamente la interlocución con todos los agentes sociales y la aplicación de la Ley de Participación Institucional, que prevé importantes ayudas para el día a día de las confederaciones empresariales y sindicatos; y Manuel Alcaraz, de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación.

De este modo, el poder político del Palau no vería con buenos ojos la continuidad en el cargo de Francisco Gómez (que, en realidad, es presidente en funciones o accidental aunque los estatutos actuales lo consideran presidente plenipotenciario) ni aun salvando finalmente a Coepa. Gómez, en declaraciones a este diario, reconoció ayer que la continuidad de Coepa no está, ni mucho menos, garantizada. Para que ello fuera posible, los acreedores ordinarios (la patronal regional Cierval, con 582.000 euros de deuda en cuotas; el bufete de abogados y otros proveedores menores) tendrían que aceptar una quita del 95%. Así se planteará en el convenio de acreedores que antes del día 29 presentarán Coepa y el administrador concursal al titular del Juzgado de lo Mercantil que instruye el procedimiento y que deberá ser aprobado o no el 11 de noviembre.

Un millón y derramas

Gómez asegura que «Coepa solo será viable» si se aceptan esas condiciones y, de los 4,1 millones de euros que acumula de deuda según el informe inicial del administrador concursal, (el conocido abogado mercantilista Luis Fernando Alonso Saura) el 'pufo' se queda reducido a 1 millón de euros. Ante ese escenario, se podría eludir la liquidación ordenada de la patronal si, además, se generan unas derramas proporcionales entre las distintas asociaciones, federaciones y empresas singulares que pertenecen a día de hoy a Coepa.

Por ello, Gómez hace descansar la supervivencia de Coepa a lo que decida la patronal regional Cierval. Cree que es viable, pese a los problemas económicos que sufre la confederación que preside José Vicente González y que le abocan al concurso de acreedores (amén de la investigación penal por el uso de fondos de formación, junto a la castellonense CEC), porque Cierval ya tiene provisionadas las pérdidas acarreadas por Coepa. Gómez sigue negociando con González y con el presidente de la CEV y sucesor natural del anterior, Salvador Navarro, para que Cierval perdone la deuda a Coepa y ésta cedería parte de su cuota de poder en la nueva estructura patronal autonómica una vez se eleven a la asamblea, el próximo mes de octubre, los nuevos estatutos y salgan adelante por mayoría. Gómez no ve ni problema en la deuda del Fogasa que sirvió para pagar los salarios de tramitación e indemnizaciones por despido de casi toda la plantilla. «El Ministerio aceptará un alargamiento de plazo para la devolución», asegura.