Las Provincias

Los regantes esperan recibir agua hasta marzo exprimiendo desaladoras y pozos

La ministra y su equipo, ayer con el presidente murciano, la consejera, los regantes y Albarracín.
La ministra y su equipo, ayer con el presidente murciano, la consejera, los regantes y Albarracín. / EFE
  • La reunión con el Ministerio permitió ayer rebajar la tensión con el envío de 10,4 hm3 y la prórroga del decreto de sequía

Los regantes del Trasvase salieron ayer razonablemente satisfechos de la esperada reunión con la ministra de Agricultura en funciones, Isabel García Tejerina, aunque no levantan la guardia. Se ha abierto un clima de distensión a la espera de que se vayan materializando las medidas acordadas ayer, unas de carácter inmediato y otras a medio plazo que pueden proporcionar unos 100 hectómetros cúbicos hasta la próxima primavera. Para empezar, los regantes pueden disponer ya de 10,4 hectómetros brutos para acabar este mes, a través de las cesiones de derechos con Estremera y La Poveda, en Madrid. La manifestación convocada para el día 13 en Madrid ha quedado de momento en el aire.

La ministra anunció que el próximo Consejo de Ministros aprobará la prórroga de los decretos de sequía para las cuencas del Segura y el Júcar, que facilitarán la puesta en marcha del resto de medidas, entre ellas el aumento de la producción de las desaladoras, la reapertura de los pozos del Noroeste y la subvención de parte del agua desalada.

La reunión mantenida ayer en la sede del Ministerio de Agricultura tuvo como preámbulo el recuerdo a la figura de José Manuel Claver. El departamento de García Tejerina, que estuvo acompañada por el secretario de Estado y la directora general del Agua, Pablo Saavedra y Liana Ardiles, respectivamente, puso sobre la mesa un paquete de medidas para afrontar la emergencia hídrica en la cuenca del Segura. Al encuentro asistieron el presidente de la Comunidad de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, y la consejera de Agricultura de esa Región, Adela Martínez-Cachá. Los regantes estuvieron representados por José Antonio Andújar, presidente del Scrats, y por el dirigente de la patronal murciana Croem, José María Albarracín, en nombre de la Mesa del Agua.

De forma inmediata, se repartirán 10,4 hectómetros adquiridos a Estremera y La Poveda, con una rebaja que ha introducido el Ministerio acogiéndose al consumo medio de los últimos cinco años por parte de la zona cedente. Andújar indicó que podrán completar los riegos de este mes, aunque comentó en la reunión que no habrían firmado el Memorándum de haber sabido que se iban a encontrar con tantos obstáculos en las cesiones de derechos.

La cabecera del Tajo seguirá proporcionando los caudales que fijan las reglas de explotación en la situación actual, de 20 hectómetros por mes, 11 de ellos para la agricultura, por lo que no se prevé un envío extraordinario dada la situación de la cabecera, donde el 1 de enero aumentará la reserva no trasvasable hasta los 368 hectómetros.

La principal apuesta del Ministerio consistirá en aumentar la capacidad de producción de las desaladoras de Acuamed. Con este propósito, la ministra se implicó personalmente para actuar ante el Ministerio de Industria y Red Eléctrica Española para que la planta de Torrevieja disponga de la energía necesaria y se duplique la producción de 40 a 80 hectómetros. Esto permitirá que la desaladora trabaje en continuo, ya que dispone de un punto de almacenamiento en el embalse de La Pedrera. El Ministerio asumirá los costes, según manifestó la consejera Martínez-Cachá.

Los pozos, en primavera

La desaladora de Valdelentisco, junto a Isla Plana, también tomará protagonismo para aumentar su capacidad y ofrecer nuevos caudales que no tenga comprometidos. La directora general del Agua, Liana Ardiles, ha propuesto construir una conducción de emergencia hasta el pantano de Algeciras, en Alhama de Murcia, con una inversión de 5 millones de euros. Esta desaladora nunca ha tenido un embalse asociado, y con esta propuesta se podrá producir en continuo, ya que ahora hay meses en los que apenas se produce agua dulce. La tubería que ejecutará la CHS estará terminada a final de año, apostilló la consejera. El Ministerio solicitará la colaboración de los regantes que se vayan a beneficiar para que firmen convenios con Acuamed y se sufrague la instalación de nuevos bastidores en esta planta, así como en la de Águilas. En estos momentos, ambas instalaciones están al límite, aunque tienen zonas valle de demanda y producción.

Los regantes del Trasvase confían en que la prórroga del decreto de sequía conlleve la subvención de parte de la producción del agua desalada, como el año pasado, cuando se estableció un precio de 30 céntimos el metro cúbico, casi la mitad de la tarifa media que aplica Acuamed.

Los pozos de sequía del Sinclinal de Calasparra tendrán que esperar probablemente al primer trimestre del año que viene. Las extracciones de este acuíferos quedaron eximidas en los dos últimos años del estudio de impacto ambiental, pero en esta ocasión hay que cumplir dicho requisito para conocer el estado real del acuífero. El Ministerio ya ha puesto el proceso en marcha, que durará tres meses. Después tendrá que informar el Gobierno regional.

La ministra García Tejerina manifestó que en la última legislaturas han invertido más de 250 millones de euros para ampliar la capacidad de agua a disposición de los regantes en unos 250 hectómetros adicionales. Lamentó que el agua, «fuente de oportunidades», se convierta en generadora de conflictos y «levante ampollas» entre las comunidades autónomas. «El Gobierno lleva años intentado que la política del agua sea de acuerdos y entendimiento» aunque de momento no lo ha conseguido, reconoció.

El presidente murciano calificó la reunión de «muy fructífera» por permitir avanzar en «temas urgentes». Expuso su preocupación ante la perspectiva del que puede ser el cuarto año consecutivo de sequía; «un escenario complicadísimo en el futuro inmediato si no llueve», indicó. Se lamentó de que «nunca hay soluciones definitivas» para este sector «porque hace falta un pacto por el agua, que no existe». Mandó un mensaje de tranquilidad al sector.