Las Provincias

Los empresarios alertan de que la falta de Gobierno frena inversiones en los sectores

Jesús Cecilia, Francisco Gómez, Carmen Robles y Carlos Castillo, ayer, en la sede de Coepa.
Jesús Cecilia, Francisco Gómez, Carmen Robles y Carlos Castillo, ayer, en la sede de Coepa. / J. P. Reina
  • El presidente de Coepa, Francisco Gómez, asegura que les «enerva» que no se legisle ni haya Presupuesto del Estado, mientras los diputados «sí cobran»

Las inversiones productivas en todos los sectores de la provincia se están ralentizando. Y no solo eso, sino incluso alguna que pueda llegar del extranjero, entre ellas las compras del turismo residencial. Es la voz de alerta que ayer lanzó el presidente de la patronal Coepa y de la Asociación de la Empresa Familiar, Francisco Gómez, ante la situación de bloqueo institucional y político que existe por la ausencia de un Gobierno en España y la posibilidad real de unas terceras elecciones, ante lo que Gómez exige un «ejercicio de responsabilidad» a todos los partidos políticos.

Así lo puso de manifiesto Gómez en el acto de presentación de los premios que anualmente concede esta asociación de empresas familiares. Al ser preguntado, el también titular de Coepa dijo con aplomo que «los empresarios somos como todos los ciudadanos que están cabreados, aunque arriesgamos más que cualquier trabajador o funcionario, pues creamos y mantenemos los puestos laborales». Abunda que la «inseguridad que crea un no Gobierno para legislar y para aprobar un presupuesto general del Estado nos enerva de alguna manera, por lo que exigimos a todos los partidos políticos que se lo tomen en serio y dejen en un segundo plano sus intereses particulares, pues ellos, los diputados, no salen perjudicados, ya que todos siguen cobrando después de muchos días su sueldo». Gómez, acompañado por el vicepresidente económico de la Diputación, Carlos Castillo, opina que unas terceras elecciones generales convertirían España en un casó inédito y en el «hazmerreír de todo el mundo».

Las consecuencias de los más de doscientos cincuenta días sin Gobierno en España ya se dejan sentir en la economía alicantina. «Si queremos seguir la senda del crecimiento económico y huir de los fantasmas de la ralentización, las empresas familiares deben contar con un marco estable de financiación, fiscalidad y empleabilidad desde donde poder gestionar sus planes de crecimiento y para ello es necesario un Gobierno estable con capacidad para legislar», abunda Gómez.

Esta situación acabará salpicando al sector que se revela como locomotora, el turismo, tras un verano de registros récord. Gómez, vinculado al sector turístico puro y duro y al turismo residencial (compra de casas por extranjeros) cree que esta incertidumbre política acabará salpicando a esta actividad, «pues los elementos exógenos han favorecido a la Costa Blanca», pero el escenario puede cambiar y «pacificarse» y generar problemas en España por el bloqueo institucional. Además, recuerda que «el dinero es miedoso» y ante un panorama como el actual «el inversor extranjero se retrae» en el negocio inmobiliario, tanto si es para construir como si es para adquirir. «Pero no solo hay inversiones extranjeras que se frenan, también conozco a muchos empresarios que tenían proyectos para sus empresas y han decidido aparcarlos», sentencia Gómez.

Zona Franca y AVE

El bloqueo institucional no solo afecta a la inversión en tecnología o ampliaciones de las empresas alicantinas. También a los proyectos en infraestructuras que permitirían el desarrollo de todos los sectores. Se encargó de recordarlo el vicepresidente económico de la Diputación, Carlos Castillo, el cual aludió directamente a la zona franca del puerto que fue presentada hace más de un año por el 'lobby' Ineca; el AVE entre Alicante y Valencia y el Tren de la Costa. «Perdemos el tren del futuro», añade Castillo, quien define de «ilegítimo (en alusión al PSOE) que diga no a la investidura de un Gobierno en España sin ofrecer alternativa al no por el no, por lo que se requiere más sentido de la responsabilidad para con los ciudadanos». Hasta Carmen Robles, viuda del empresario que tanto hizo por la empresa familiar, Manuel Peláez Castillo, alertó de la situación y la enlazó con las escasas posibilidades que tienen los jóvenes universitarios tras acabar sus estudios: «Recibimos currículums, pero cómo vamos a ampliar plantilla los empresarios con esta inseguridad», se preguntó Robles.