Las Provincias

Echávarri desautoriza a Pavón y asegura que la actividad del Puerto no se cerrará

Descarga al aire libre de materiales polvorientos en el puerto de Alicante, en imagen de archivo.
Descarga al aire libre de materiales polvorientos en el puerto de Alicante, en imagen de archivo. / Álex Domínguez
  • El concejal de Urbanismo dice que la competencia es suya y que actuará si no se regulariza: «No voy a hacer dejación de funciones»

Enésima trifulca en el tripartito, que vive en esta última semana un incremento de tensión entre Guanyar y sus dos socios de gobierno: Compromís y, especialmente, el PSOE. Varios frentes están abiertos en el equipo de gobierno municipal en estos momentos: la municipalización de servicios públicos (con el pliego de limpieza de centros educativos y dependencias municipales pendiente), la polémica en torno al hermanamiento de Esmeraldas de la edil Julia Angulo y, el último, la descarga de graneles en el puerto.

Después de que el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, diera de plazo hasta el 24 de septiembre a la Autoridad Portuaria para que solicitara la licencia ambiental para estas actividades o, avisó, tendría la potestad de cerrar la actividad en 15 días, el alcalde, Gabriel Echávarri, tuvo que salir para transmitir «tranquilidad» a empresas y trabajadores portuarios, con los que ayer habló después de la noticia publicada por este diario.

Desautorizó al vicealcalde al asegurar que cerrar en Alicante una actividad como ésta, «que da tantísimo empleo y que está empezando a remontar», no es cuestión de un decreto y que es un caso de «controversia jurídica» quién debe pedir esta licencia ambiental.

Aunque Urbanismo esgrime un dictamen de la Conselleria de Medio Ambiente fechado en junio, para el alcalde todavía es discutible porque frente a este documento hay otros «posteriores», remarcó, de la Abogacía del Estado que dice que la responsabilidad es de las empresas que operan en los muelles. Para Echávarri, por tanto, es un tema aún en el limbo jurídico que «alguien» deberá resolver, bien un tribunal de Justicia «o un consejo». Solo entonces, una vez se determine la responsabilidad, se le exigirán «todas las obligaciones».

Pero Pavón no se da por vencido y pone por delante el criterio de la Conselleria de Medio Ambiente y de los técnicos municipales. Su argumento es que «el Puerto se ha identificado como titular de una actividad al solicitar [a la Conselleria de Medio Ambiente] la autorización de atmósfera»; por tanto, a su juicio «y al de los técnicos municipales», también es responsable de solicitar la licencia ambiental al Ayuntamiento. Avisa que no hará «dejación de sus funciones» y garantiza a los vecinos, «que llevan años soportando una situación insostenible que no puede alargarse en el tiempo en base a controversias jurídicas» (en una clara respuesta a Echávarri), que «es indispensable que se obtengan todos los permisos exigibles» para continuar con la actividad «que lleva años desarrollándose sin ningún tipo» de autorización ambiental.

A las empresas les asegura que su actividad «se puede desarrollar de manera compatible con la salud de los vecinos» y el resto a las normas medioambientales, que también le permiten, recuerda, clausurar la actividad en 15 días si no cuenta con todas las certificaciones.