Varios inmigrantes sirios desembarcan del ferry 'Eleftherios Venizelos' en el puerto del Pireo en Grecia.
Varios inmigrantes sirios desembarcan del ferry 'Eleftherios Venizelos' en el puerto del Pireo en Grecia. / EFE

La Comunitat sigue preparada para acoger a más de mil refugiados

  • Se cumple un año de la colaboración con la naviera Baleària para facilitar la llegada en barco de estas personas desde la isla griega de Lesbos

La Comunitat Valenciana continúa preparada para acoger a unos 1.400 refugiados, aunque no descarta que puedan ser más, un año después de haber obtenido la colaboración de la naviera Baleària para facilitar la llegada en barco de estas personas desde la isla griega de Lesbos.

El 18 de septiembre de 2015, el president de la Generalitat, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra, acompañados por el presidente de Baleària, Adolfo Utor, anunciaban la cesión de un barco por parte de la naviera con el que poder abrir "un corredor marítimo humanitario" que permitiera la llegada de refugiados.

La Generalitat disponía también de una red de municipios acogedores y de recursos propios, de ONG y de particulares con los que dar asistencia educativa, sanitaria y social a un total de 1.400 personas refugiadas, pero el Gobierno central no ha dado el visto bueno su llegada.

Un año después, la vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha asegurado que todo sigue igual y lamenta que se haya "perdido un año" en el que miles de personas podrían estar en proceso de integración en la Comunitat Valenciana.

En declaraciones a EFE, Oltra ha afirmado que un total de 1.400 personas podrían estar ya viviendo en la Comunitat Valenciana, algo que cree que sería una oportunidad no solo para ellas, sino también para los valencianos, pues estas personas pueden aportar "riqueza y conocimiento" al país que las acoge.

"Los recursos para atender a estas personas están y dependemos del Gobierno de España", ha manifestado Oltra, quien considera una "vergüenza" que Europa "esté permitiendo este drama humanitario, el peor desde la Segunda Guerra Mundial".

Ha recordado que tras la publicación hace poco más de un año de la foto de Aylán, el niño sirio ahogado en el Mediterráneo, hubo "una explosión de indignación y solidaridad" por parte de la ciudadanía, que reclamaba a los gobernantes que hicieran alguna cosa.

El Consell, que estaba recién aterrizado en la Generalitat tras las elecciones de mayo, recibió multitud de llamadas ciudadanas y decidió situar esta cuestión como una de sus prioridades y crear una red de municipios acogedores, a la que se unieron más de 100 en pocos días.

Se elaboró también una base de datos de los recursos existentes tanto municipales, como de ONG, de particulares y de la Generalitat, que creó una comisión interdepartamental para coordinar las acciones de todas las consellerias implicadas en la acogida (Educación, Sanidad, Justicia o Políticas Inclusivas, entre otras).

Asimismo, se decidió contactar con Baleària, en un momento en que las fronteras europeas se estaban cerrando, con la idea de abrir un corredor humanitario marítimo para que el Mediterráneo "en lugar de ser una fosa común pudiera ser un puente" y traer a aquellos refugiados que estaban en la Unión Europea y tenían la acreditación de refugiados.

Oltra ha destacado que el Consell fue también el primer gobierno europeo en visitar las islas griegas de Leros y Lesbos para conocer de primera mano el drama de los refugiados, aunque allí no pudo más que firmar un protocolo de intenciones que mostraba su voluntad y disposición para la acogida.

El Gobierno de España, ha denunciado, "se ha negado en todo momento" a esta acogida y no ha hecho más que dar largas durante todo este año a la Comunitat y a otras diez autonomías que se unieron para pedir al Ejecutivo que les dejara "cumplir con la petición solidaria de los ciudadanos".

Para Oltra, durante estos doce meses, el Gobierno ha estado poniendo "excusas" para evitar la llegada de refugiados a nuestro país, como que no están identificados, algo que ha asegurado que es "mentira"; que se trata de un cuestión que debe decidirse en la Unión Europea o que es una competencia estatal.

La vicepresidenta del Consell ha afirmado a EFE que la única competencia del Gobierno en esta materia es "administrativa" para dar asilo y regularizar papales, pero todo lo demás, la educación, la integración o la atención sanitaria y social, corresponde a las comunidades autónomas.

En este sentido, ha insiste en que en la Comunitat está todo preparado para la acogida de 1.400 personas o más, y no pierde la esperanza en que pueda haber un nuevo gobierno en España que sea "sensible" con este asunto.