Las Provincias

La resurrección del arroz bombón

Dos agricultores en un arrozal de Pego junto a una de las cosechadoras con las que se recolecta el arroz bombón.
Dos agricultores en un arrozal de Pego junto a una de las cosechadoras con las que se recolecta el arroz bombón. / ASAJA
  • Recolectan en el Marjal de Pego 4.000 kilos de una variedad autóctona, exclusiva de la provincia, que había desaparecido hace más de 50 años

Los arroceros del Parque Natural del Marjal de Pego han recolectado durante este año alrededor de 4.000 kilogramos de arroz bombón, una variedad autóctona y exclusiva de la provincia que se encuentra «desaparecida desde 1965» y «mejor desde un punto de vista gastronómico y ecológico» al adaptarse con mayor facilidad al terreno y precisar de menos tratamientos.

La Asociación de Jóvenes Agricultores de Alicante (Asaja) consideró ayer que «no podrían haber sido mejores» los resultados de esta primera cosecha de arroz bombón, implantada a gran escala en el municipio desde el inicio de 2016.

Se trata de un alimento autóctono de la zona que posee un valor gastronómico superior, cuenta con un cultivo más ecológico, permite ahorrar costes y presenta rendimientos más elevados que los de la variedad más implantada en Valencia, que es el arroz bomba. Además, este producto de grano redondeado y transparencia semiperlada ofrece otras características especiales como ser «más resistente» a la enfermedad de la Pyricularia, lo que, al mismo tiempo, «le convierte en un producto más sostenible», añade Asaja.

Por estas ventajas y por ser un producto «exclusivo», Asaja Alicante, la Diputación y varios empresarios agrícolas de Pego han impulsado la recuperación del producto en una cosecha cuya primera fase ha concluido con la recogida de 4.000 kilos de arroz bombón en cáscara (en grano quedará a la mitad).

Para la entidad agraria, este dato «demuestra que el rendimiento del producto ha sido superior al de otras variedades» y, con ello, «le convierte en una alternativa más rentable» para los productores. En concreto, apunta que mientras de arroz bomba se han cosechado unos 300 kilos por hanegada (831 metros cuadrados), de la variedad bombón se han obtenido alrededor de 330 kilos.

En cuanto a su aplicación a la cocina, Asaja Alicante destaca las «inmejorables calidades» de esta variedad, ya que «incluso presenta más dificultad de 'pasarse' durante su cocción», por lo que puede ser una ventaja extra a la hora de preparar paellas y otros platos).

Tras la primera fase de la cosecha, el proyecto de recuperación del arroz bombón «avanza a mejor ritmo» para la entidad, después de que en 2014 se obtuvieran 500 gramos de su semilla en las instalaciones del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) de la Generalitat. A finales del año pasado se plantaron en semilleros y poco después empezaron las primeras plantaciones experimentales. Después, con los resultados «excelentes» alcanzados en la recolecta de 2015, los arroceros del Parque Natural de Pego ampliaron la plantación a mayor escala.

Fase de expansión

Durante los próximos meses, y una vez superadas las dos primeras etapas del proyecto -secado y descascarillado-, la intención de Asaja es difundir el producto entre los consumidores y profesionales de la hostelería, algo que hará públicamente en una jornada prevista para noviembre en Alicante con «expandir su uso como objetivo principal».

Por tanto, la organización agraria ha asegurado que, hasta el momento, «se dan todas las condiciones favorables» para recuperar esta variedad autóctona y que se materializará «si finalmente hay demanda y si la zona opta por plantar» este arroz. «Estamos a punto de vivir toda una revolución agrícola y gastronómica», manifiestan desde la entidad

En el proyecto también participan la sociedad agraria Grup Arrosser Tanques, la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante) y la empresa arrocera Pego Natura.