Las Provincias

Un acusado de violar a la mujer a la que iba a dar empleo niega que se citara con la víctima

El presunto violador acude custodiado por dos policías, ayer, a la Audiencia Provincial.
El presunto violador acude custodiado por dos policías, ayer, a la Audiencia Provincial. / Álex Domínguez
  • El reo, ya condenado por hechos similares y que se enfrenta a otros 6 años de prisión, asegura que actuó de «intermediario» y que fue un superior quien se vio con la mujer agredida

La Fiscalía sostiene que Isaac G.O. dedicó parte de su tiempo ofertando empleo por internet con la única idea de obtener a cambio «esclavas sexuales, prostitutas gratuitas». El hombre se sentó ayer en el banquillo de los acusados por una supuesta agresión sexual a una de estas candidatas que se citó con él para obtener un trabajo como secretaria. Entre los requisitos, el hombre exigía acostarse con él, según denunció la víctima, quien aceptó debido a su mala situación económica. Lo que no consintió fue mantener relaciones sexuales en una zona deshabitada, cerca de Ciudad de la Luz, con la hoja de un cuchillo acariciándole el cuello.

El suceso se produjo el 13 de agosto de 2014, tras haberse encontrado los dos en un centro comercial de la capital alicantina. En las citas previas, siempre en el mismo lugar, la víctima había consentido mantener relaciones, pero el acusado, preso preventivo por otra causa pendiente muy similar, decidió ir más allá, según el Ministerio Público.

El hombre negó los hechos, pues según adujo ayer en el juicio, solo actuó como intermediario de su jefe. No obstante, optó por no revelar ningún nombre al tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial. Además de eso, el procesado no admitió en ningún momento haberse citado con la víctima, como relata la Fiscalía, que pide para él seis años de prisión por estos hechos.

La sede judicial no le es desconocida a este acusado, que cuenta ya a sus espaldas con otra condena a 4 años entre rejas por otra agresión muy similares. En enero de 2015, la Audiencia le impuso la pena por abusar sexualmente de una de sus víctimas en un parque de la capital alicantina. Antes, habían estado paseando a modo de extraña entrevista de trabajo, tal y como quedó probado por sentencia. El 'modus operandi' es idéntico y las fechas, muy próximas.

El hecho enjuiciado ayer, al que acudió con un aspecto físico muy cambiado, tuvo lugar el 13 de agosto de 2014, mientras que por el que resultó condenado, solo seis días después: el 19 de agosto. Su defensa ha pedido la libre absolución por las «contradicciones» en las que podría haber incurrido la víctima.

El reo tiene otra cuenta pendiente con la Justicia, que es por la que precisamente se encuentra en prisión preventiva. Está acusado de obligar a otra mujer a mantener relaciones sexuales mientras él la amenazaba con un arma de fuego.