Las Provincias

Puig llevará a Madrid y a Bruselas el problema de la financiación

  • El jefe del Consell propone también una fórmula para formar un gobierno en Madrid que pasaría por tener una legislatura más corta

La infrafinanciación de la Comunitat traspasará las fronteras valencianas. El presidente de la Comunitat, Ximo Puig, informó ayer que en los próximos meses tendrán lugar actos en Madrid y Bruselas para explicar el problema de falta de ingresos de la región.

En un encuentro organizado por 'Cadena Ser', el jefe del Consell reiteró el compromiso de su ejecutivo para cambiar el actual sistema de financiación autonómico. Puig aprovechó la ocasión para arremeter contra el gobierno central y denunció «la extorsión política» y «el chantaje» del ejecutivo en funciones a la Comunitat por condicionar el déficit inversor al apoyo a la investidura de Mariano Rajoy. El presidente apostó por abordar un cambio en el modelo que afecte a todas las comunidades autónomas y subrayó que «este Consell no va a permitir que se mercadee con los derechos de los valencianos».

El secretario general del PSPV apostó también por revisar el concierto económico vasco para «discutir el cupo» como el resto de la financiación y apostar por la corrresponsabilidad fiscal en toda España. Con esta propuesta desde el Consell buscan un mecanismo que reduzca las diferencias existentes en materia de financiación y que provocan que cada valenciano reciba 258 euros menos que la media estatal.

En su intervención Puig volvió a arremeter contra Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, al asegurar que la región utiliza el 'dumping' como mecanismo para rebajar impuestos y crear así un desequilibrio en la presión fiscal entre las comunidades autónomas. Unas declaraciones que tuvieron lugar poco antes de que Cifuentes anunciara el fichaje del economista Daniel Lacalle para traer las empresas de la 'city' de Londres a la capital tras el 'brexit'.

Puig aprovechó la ocasión para hacer un anticipo de su discurso en el debate de estado de la Comunitat, que tendrá lugar el prócimo miércoles y jueves en Les Corts. El líder del Consell hizo balance de su gestión en la Generalitat y destacó el crecimiento económico de la región, que supera la media estatal.

El presidente propuso también una plan para formar cuanto antes gobierno en Madrid. La fórmula sonsistiría en un pacto de legislatura, que sería más corta de lo habitual, en la que se llevasen a cabo diferentes reformas básicas. Preguntado por una hipotética abstención del PSOE el secretario general del PSPV recalcó que la situación «no es responsabilidad» de los socialistas al mismo tiempo que afirmó que se necesita un Gobierno con el que poder «discutir, interlocutar y avanzar» pero que no sea un ejecutivo «cualquiera». Ante la cada vez más probable cita electoral que tendría lugar en diciembre Puig aseguró que «yo no quiero que haya terceras elecciones».

Preguntado por su relación con Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, el jefe del Consell aseguró que no lo ha visto en los últimos meses ya que él ha pasado las vacaciones en la Comunitat y Sánchez «no ha venido aquí». Unas declaraciones que escenifican las frías relaciones que mantienen el líder socialista con el presidente Puig, quien suele evitar respaldar al secretario general.