Las Provincias

Dolón quiere que el cajón de pluviales de la N-332 se haga con la duplicación

Coches circulan por la N-332, en una imagen de este verano.
Coches circulan por la N-332, en una imagen de este verano. / F. Guardiola
  • La inversión de las dos obras sumaría un importe global de 42 millones de euros de los que 16,9 saldrían de la caja de Fomento para dotar a la vía de cuatro carriles

El alcalde de Torrevieja, José Manuel Dolón, dio ayer cuenta de la respuesta que ha recibido por parte del Ministerio de Fomento respecto al proyecto de duplicación de la carretera N-332 a su paso por Torrevieja. En el escrito se indica que «en breve» iniciarán los trámites para aprobar el proyecto de construcción y se le asegura que la tramitación necesaria para la licitación de las obras se está realizando «con toda la celeridad posible, ya que sabemos de la importancia que para esa ciudad tiene este proyecto». La respuesta, firmada por el secretario general de Infraestructuras del ministerio, Manuel Niño, incluye también que los tramites para aprobar el proyecto pasan por «la supervisión del mismo para asegurar el cumplimiento de la normativa estatal de carreteras, así como realizar su evaluación ambiental por el órgano ambiental competente en actuaciones promovidas por el Estado, que es el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente». El alcalde dijo que seguirá de cerca el proceso «trabajando todos los días del año en este asunto, para evitar que sufra más dilaciones de las que ya ha tenido hasta la fecha». Dolón también puso sobre la mesa la carencia de financiación del denominado «cajón de pluviales» que siempre se ha anunciado asociado a esta obra. El alcalde explicó que este colector de aguas pluviales tiene un coste de 25 millones de euros, «8,9 para la ejecutar la zona oeste, que afecta directamente a la seguridad vial, y otros 16 millones para la zona este». Un dinero que dijo «nunca ha estado reflejado en los presupuestos de ninguna administración», por lo que consideró que sería «una calamidad y un desastre que una obra no llevara aparejada la otra».

El regidor insistió en que «hay que hacer un esfuerzo para que empiecen cuanto antes y para que se contemplen las dos actuaciones». De este modo explicó que está haciendo las «gestiones necesarias ante el ministerio y la conselleria para ver cómo se puede asumir la financiación de estas obras» y lamentó que con este asunto hay que «seguir aplaudiendo las políticas del Partido Popular que han permitido un crecimiento de la ciudad basado en la especulación sin ningún tipo de infraestructuras básicas esenciales».

José Manuel Dolón hizo un repaso por todo el expediente en relación con estas obras y sacó a colación una documentación del año 2008 en la que el Ministerio de Fomento decía que llevaba dos años -desde el 2006- solicitando al Ayuntamiento de Torrevieja, como requisito previo para la licitación de las obras de desdoblamiento de la N-332 «el compromiso de cesión de los terrenos urbanos y urbanizables necesarios. Dicho compromiso deberá ser adoptado mediante acuerdo del Pleno de la Corporación». En los citados escritos el ministerio señala que los ayuntamientos de Orihuela y Pilar de la Horadada habían cedido los terrenos necesarios pero «no se tiene constancia de que el Ayuntamiento de Torrevieja haya adoptado acuerdo alguno a este respecto, por lo que la ejecución de las obras está suspendida en su término municipal».

En el escrito, señaló el regidor, «dio un plazo de tres meses para aportar lo que se le requería o el tramo en cuestión no podría ser ejecutado y debía ser excluido del contrato». Visto el tenor literal del documento Dolón dijo que «las obras se podrían haber iniciado en el 2008 si se hubiera atendido a este requerimiento, pero no se hizo». Al respecto señaló que uno de los tramos en cuestión es el comprendido entre la zona de «Las Barcas hasta La Campana».

Por otro lado se refirió al protocolo de colaboración entre el Ministerio de Fomento, la Generalitat y el Consistorio para la ejecución de las citadas obras, y aseguró que «en el Ayuntamiento no hay constancia de la existencia de protocolo, salvo el envío que se hizo a Madrid, la carta con las que el Ayuntamiento lo remitió al Ministerio y a la conselleria de Infraestructuras, pero posteriormente no hay noticias de que haya tenido entrada, de nuevo, debidamente firmado». Al respecto añadió que ya ha dado la orden de que «si no está firmado que se tramite para que se firme».