Las Provincias

ORIHUELA CF

El Orihuela se hunde desde los once metros

fotogalería

Encima, Marc Sirera intenta un recorte por la banda derecha; sobre estas líneas, Nico en plena estirada para controlar un pase en profundidad. / A.A.

  • Los amarillos no supieron rematar el partido en la segunda parte ante un Silla que empató en el minuto 81

El Orihuela saltó a Los Arcos con la idea de sumar la primera victoria en casa con la inercia positiva que traía de su visita al Torrevieja. El cuadro amarillo lo tenía todo a su favor para dejar una buena imagen en casa pero se dejó otros dos puntos vitales porque no administró su ventaja y dio mucha confianza al Silla, le dejó con vida y este se vino arriba en la recta final del partido creando peligro en la portería de José Carlos.

Los amarillos no superan la presión que supone dominar y ganar en Los Arcos. Se adelantaron con un penalti y no cerraron el partido cuando pudieron. El rival se recuperó del golpe y buscó igualar el marcador. Lo consiguió también desde los once metros con merecimiento. Con tres empates en cuatro jornadas los hombres de Miguel Ángel Nicolás dejan escapar muchos puntos en casa.

El duelo empezó a animarse con una internada por banda derecha de Marc Sirera que acabó en un centro que Rául remató al primer palo. El delantero controló dentro del área y pegó con la puntera al balón pero Castanyer envió a córner. La grada ya cantaba gol pero el Silla evitó la primera tentativa local.

Otro intento de Raúl culminó con un remate al palo. El delantero controló el balón escorado en el área tras el saque de un córner. Con el portero ya vencido el esférico golpeó en el poste largo, pero el guardameta acertó a recoger el rechace. Hasta ese momento el cuadro local se limitaba a controlar el balón pero sin llegar a pisar el área del equipo valenciano. Transcurrido el ecuador de la primera parte el conjunto blanco se soltaba más y sacaba su juego en campo contrario. Ambos combinados no llegaban a generar demasiadas jugadas con el balón controlado como para poder disparar a puerta y el juego se centró en la medular. Sobre la media hora David Verdú se quedó solo frente a José Carlos. El mano a mano lo resolvió el portero oriolano porque el delantero amagó y erró en la jugada.

El encuentro entró en una fase anodina con el equipo dirigido por Miguel Ángel Nicolás sin soluciones de ataque ante un Silla dedicado a defender el empate y aprovechar alguna contra. A los amarillos se les hacía cuesta arriba jugar con la responsabilidad en casa. Por su parte, los jugadores del Silla se quejaron de las entradas de los amarillos al calificarlas fuera del reglamento, mientras que los locales tampoco estaban contentos con la actuación arbitral en dos fuera de juego dudosos señalados en contra. El cuadro oriolano sufría atrás pese al poco bagaje del Silla con su planteamiento conservador. El trabajo de Nicolás para el segundo tiempo era apuntalar la zaga y buscar más verticalidad en el área contraria.

La segunda mitad arrancó con un penalti a Rául cuando ingresaba en el área con el esférico controlado. El defensa Capsi se echó encima del ariete escorpión, que quiso lanzar él mismo la pena máxima pero su entrenador le dio una negativa rotunda gritando desde el banquillo. Nicolás pidió con insistencia que fuera Antonio el encargado de ejecutar un penalti que no falló.

Los locales tuvieron buenos minutos tras el gol pero su rival cogía cada vez más posesión de balón. Jabu casi igualó la contienda con un disparo cruzado que salió fuera por pocos centímetros. La defensa amarilla tiene mucho que mejorar para no dar tantas facilidades al rival.

El jarro de agua fría llegó a falta de nueve minutos para el final con un inocente penalti de Marc Sirera sobre un delantero del Silla. El capitán David Verdú con parsimonia engañó a José Carlos y empató un partido que el Orihuela había tenido en sus manos, pero que dejó sin rematar.