Las Provincias

CD ELDENSE

Gabarre y dos palos hunden al Deportivo

Urzaiz intenta frenar el ataque de Txema Pan.
Urzaiz intenta frenar el ataque de Txema Pan. / IRENE VILLALBA
  • El Eldense domina al Ebro en Zaragoza pero sigue colista al sumar su cuarta derrota consecutiva en el inicio del campeonato

El pichichi Gabarre, con su cuarto gol de la campaña, apuntilló a un Eldense que pateó dos veces al palo y que no mereció la derrota en Zaragoza. Los azulgranas ofrecieron durante 45 minutos su mejor versión pero carecieron de pegada y en un segundo acto gris, en la única oportunidad de gol de los maños, llegó el único tanto del encuentro, que deja tiritando a Yeste y a los suyos. Cuarta jornada en blanco con un gol a favor y seis en contra. ¿Soluciones?

Fran Yeste revolucionó su once con la pretensión de alterar dinámicas. Dejó fuera a los dos laterales titulares Heredia y Alcántara y también al zaragozano Gotor. Hizo debutar al canterano Esteban y ubicó a Juanjo como lateral zurdo. En los carriles apostó por Armero, inédito la jornada precedente, y habilitó a Rubén Moreno en el carril del '10'. El técnico de Basauri insertó al ariete Samu López como titular para apelar al juego directo en un campo de exiguas dimensiones, con Manu Gavilán como acompañante en la vanguardia. El Deportivo fue bastante mejor que el Ebro durante el primer segmento. En un escenario poco apto para jugar en corto y para disfrutar de mucha posesión, los deportivistas saltaron con la lección bien aprendida, controlaron el duelo, apelaron a Samu cuando había que hacerlo y no dejaron maniobrar a un Ebro espeso y desorientado por un gran Eldense.

En el 27 se gestó la mejor opción de gol de los deportivistas cuando Esteban sirvió al área y Samu remató al palo, una lástima. Pero muy poco fútbol se visualizó en la continuación. De todos modos, el Deportivo tenía muy controlado el duelo y no concedía opciones a un Ebro muy incómodo. Emilio Larraz varió la tendencia con dos sustituciones de una tacada, la inclusión de Alain y Víctor Bravo les permitió fabricar el único gol de la contienda en la primera oportunidad de los zaragozanos de Gabarre que la empuja a las mallas. A partir de aquí el Ebro jugó mucho más cómodo a favor de corriente y el Deportivo fue a menos. Los cambios de Yeste fueron tardíos y poco afortunados. Todavía así Víctor Armero localizó magistralmente su zurdazo en el palo izquierdo de la meta maña, cuando ya se cantaba gol, el poste repelió el disparo y el Eldense consumó una derrota muy injusta que proyecta un futuro inquietante con o sin Yeste.