Las Provincias

Alumnos, en una concentración contra la violencia escolar.
Alumnos, en una concentración contra la violencia escolar. / EFE

Educación crea unidades especializadas para intervenir en casos graves de violencia escolar

  • El equipo de expertos también asesorará a la Inspección, docentes, y familias y realizará un seguimiento de las denuncias por acoso, agresiones o maltrato

La Conselleria de Educación cuenta ya con un proyecto de orden para poner en marcha este curso Unidades de Atención e Intervención que se activarán en casos graves de violencia escolar. El incremento de incidencias comunicadas en colegios e institutos en los últimos años obliga a dar más pasos y estos equipos de expertos actuarán y se encargarán también de asesorar a la Inspección educativa, a los directores, docentes, madres y padres y harán un seguimiento de los casos.

La Conselleria presentó la semana pasada a los representantes de las familias el borrador que permitirá crear una unidad en cada provincia dependiente de la dirección territorial de Educación. Desde 2004 hay un Plan de Prevención de la Violencia y Promoción de la Convivencia en los centros escolares de la Comunitat (Plan Previ), que estableció medidas y facilitó protocolos de actuación a los centros. Un año después se creó un Registro Central de Incidencias para registrar y analizar todos los casos de violencia escolar, y en 2007 se determinó el procedimiento para la notificación de las incidencias. Sin embargo, el plan preveía la creación de unas unidades para intervenir en conflictos graves que no se han desarrollado.

Según se expone en el borrador, en los últimos años ha habido un incremento de las incidencias comunicadas por violencia y «ha variado mucho la categorización» de las mismas. «Las situaciones de acoso escolar y ciberacoso se han hecho visibles y se ha realizado asesoramiento e intervención fundamentalmente cuando las víctimas presentan síntomas de depresión, indicadores físicos de autolesiones y/o alteraciones», señala el documento.

En el mismo se alerta del incremento en niños y adolescentes de alteraciones graves de la conducta, maltrato infantil y sexual, violencia de género y violencia filio parental. Aunque los profesionales dependientes de la direcciones territoriales de Educación han dado respuesta a estos casos, «las necesidades detectadas, la singularidad y especialización que requieren las intervenciones y el ámbito de actuación, exige el establecimiento de un marco legal específico y la creación de unidades especializadas».

Desde la Confederación Valenciana de Asociaciones de Padres de Alumnos (Covapa) aplauden la medida ya que estos equipos podrán asesorar, estarán formadas por personal ajeno al centro educativo y serán más imparciales a la hora de actuar en un caso de violencia.

Vías para activarse

Habrá tres unidades, una por provincia, y la de Alicante estará constituida por un inspector de Educación, un asesor técnico docente de la especialidad de Orientación Educativa y por un asesor técnico docente de apoyo. Sus objetivos serán promover la convivencia asesorando a la comunidad educativa y las instituciones, atender e intervenir en situaciones de especial dificultad y gravedad y asesorar y con la inspección, centros, familias y alumnado en la búsqueda de soluciones a los problemas de convivencia, ofreciendo ayuda técnica y centrada en la empatía, asegurando siempre la protección a las víctimas.

Del mismo modo, podrán intervenir en colaboración con agentes internos y externos al sistema educativo, realizarán un seguimiento de los casos abordados para evaluar intervenciones y elaborar o mejorar los protocolos de detección primaria y, por último, se encargarán de sensibilizar y realizar formación en prevención e intervención en el ámbito de la convivencia. Esta formación se dirigirá a equipos directivos, profesionales de la orientación educativa, docentes, alumnado y familias.

El proyecto establece diferentes vías para activar los equipos. La primera será a través del Registro Central de Incidencias cuando se comunique una situación de especial gravedad; la segunda a solicitud de la Inspección de zona cuando se trate de casos que requieran un asesoramiento específico y su resolución parece compleja, pero también permite que de forma extraordinaria intervengan «inmediatamente y in situ». Así, las unidades activarán el procedimiento de emergencia en casos de especial gravedad con «consecuencias inmediatas para las personas por el impacto en el centro».