Las Provincias

Arrestan en Torrevieja a un clan familiar especializado en desvalijar viviendas

Dos agentes custodian a dos de los detenidos.
Dos agentes custodian a dos de los detenidos. / LV
  • En la mayoría de robos utilizaban el método del 'resbalón' (deslizar una lámina de plástico entre el marco y la hoja de la puerta de entrada a la casa)

Ocho personas de una misma familia, tres hombres y cinco mujeres de entre 20 y 27 años y de nacionalidad croata, han sido detenidas en Torrevieja por supuestamente formar parte de una banda dedicada a robar en casas de Alicante y Murcia usando habitualmente el método del 'resbalón'. Fuentes policiales han señalado que la operación se inició tras identificar a cuatro mujeres, dos en Cartagena (Murcia) y otras dos en Alicante, quienes portaban diversos útiles que se suelen emplear para forzar puertas y cometer robos en domicilios.

Estas identificaciones permitieron detener 'in fraganti', en semanas posteriores, a varios hombres intentando acceder a cuatro domicilios situados en diferentes localidades de las provincias de Murcia y Alicante. La investigación logró centrar la residencia de esta organización criminal en Torrevieja, donde se habían producido un elevado número de denuncias relativas a robos con fuerza en el interior de viviendas en esta localidad, la mayoría de ellas por el método del 'resbalón' (deslizar una lámina de plástico entre el marco y la hoja de la puerta de entrada a la casa).

Los investigadores centraron su atención en dos viviendas arrendadas en Torrevieja a las que accedía gran cantidad de personas, con objeto de guardar y ocultar cuantos efectos estuvieran relacionados con los hechos ilícitos cometidos. Generalmente, los sospechosos se desplazaban en transporte público para escapar de la acción policial, por lo que efectivos de las comisarías murcianas de El Carmen y San Andrés han realizado controles constantes a viajeros en todas las líneas de autobuses provenientes de Torrevieja y trenes regionales o de cercanías con origen en la provincia de Alicante. Los agentes comprobaron que los ahora detenidos, antes de realizar un robo, seguían estrictas medidas de seguridad como cambiarse continuamente de ropa o separarse incluso cuando viajaban en transporte urbano, para no levantar sospechas.