Las temperaturas y el ambiente reseco impiden dar por controlados los incendios de Alicante

  • La consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián, ha puntualizado que "todavía estamos alerta y refrescando muchas zonas" y ha destacado diferencias entre los dos incencios

La consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, ha confirmado este viernes que los incendios de Jávea-Benitatxell y Bolulla (Alicante) siguen sin estar controlados "por la situación de riesgo elevado por las temperaturas" y por la vegetación no quemada pero sí "reseca".

En declaraciones a los medios tras sobrevolar las zonas afectadas junto al director general de Emergencias, José María Ángel, ha recalcado que se trata de dos incendios "muy diferentes". Así, ha explicado que el de Bolulla es "eminentemente forestal", mientras que el de Jávea-Benitatxell mantiene una trama urbana "complicada".

"Todavía estamos alerta y refrescando muchas zonas", ha puntualizado sobre Jávea, mientras que respecto al de Bolulla ha comentado que "en un principio fue preocupante", pero ante la experiencia de los medios de prevención "se pudo delimitar y hacer una excelente estrategia que permitió pararlo".

Ha anunciado que cuando se den por extinguidos se abordará en una mesa de concertación con los ayuntamientos para "planear y abordar la regeneración y gestión de la zona para protegerlas de posibles incendios en un futuro".

Cebrián ha puesto en valor la concienciación ciudadana "espontánea de tanta gente que se ha volcado" y, por ello, ha apelado a la concienciación porque "seguimos en situación de alerta y de vigía".

Ha reclamado evitar "cualquier fuego innecesario" y ha pedido a las urbanizaciones que "tomen medidas muy sencillas que responden al sentido común y que pueden ayudar a evitar que haya fuegos y que se extiendan".

En ese sentido, ha detallado que "se insistirá" en la limpieza de las vías y que existan "zonas amplias de seguridad" en los espacios de trama urbana y forestal. Así, ha alertado de que ese tipo de zonas registran un "mayor número de conatos" y por la "peligrosidad para las personas".

Sobre las estimaciones provisionales, Cebrián ha hablado de "unas 600 hectáreas en Jávea-Benitatxell y unas 400, estamos delimitando todavía, en Bolulla".