Las Provincias

Interrogado un joven que estaba en la Granadella con un coche lleno de mecheros

Una zona forestal calcinada a escasos metros de unas viviendas en la Granadella.
Una zona forestal calcinada a escasos metros de unas viviendas en la Granadella. / A.D.
  • El hombre, residente en Benitatxell, reconoce ante la Guardia Civil que es cleptómano y tiene predilección por los encendedores

Las pesquisas de la Guardia Civil y el Seprona por esclarecer qué originó el fuego de Benitatxell y Xàbia siguen centradas en la búsqueda de los dos vehículos (una ranchera gris plata y otro color granate) que fueron vistos en el mirador de Benitatxell segundos antes del incendio. Un lugar donde, al parecer, se lanzaron las colillas que arrasaron las más de 800 hectáreas de ambos municipios y que han hecho pensar a los agentes que el fuego se inició por una imprudencia.

No obstante, no se descarta ninguna posibilidad ya que el Seprona identificó y tomó declaración a un joven residente en Benitatxell que se encontraba con su vehículo (un BMW color oscuro) en la Granadella sobre la una de la madrugada del pasado lunes, cuando el fuego devoraba este paraje protegido.

Según fuentes del Instituto Armado, este hombre de entre 25 y 30 años viajaba sólo en el interior de su vehículo, llevaba un buen puñado de mecheros y un rollo de papel higiénico, por lo que llamó la atención de los agentes.

En su declaración, según fuentes cercanas a la investigación, aseguró que se encontraba en este paraje como un curioso más viendo cómo se desarrollaba el incendio, que el papel higiénico era para su hija y que tenía los mecheros porque era cleptómano y se dedicaba a robar mecheros. Horas después, los agentes indagaron en el círculo del joven y pudieron confirmar que sus palabras eran ciertas ya que algunos de sus conocidos aseguraron que tiene predilección por hacerse con cualquier mechero que se le presenta al alcance de la vista.

Además de este joven, los trabajos también se centran en la localización del dueño del BMW Serie 5 ya que, como apuntaron brigadas forestales, estuvo en la Granadella en la madrugada del jueves, minutos antes de que se produjese una deflagración que fue controlada de inmediato por los efectivos antiincendios. Esta acción evitó que la superficie que se había salvado de las llamas acabase convertida en cenizas.

Desde que comenzó el fuego, la Guardia Civil está siguiendo la más mínima pista. De hecho, a lo largo de los últimos días ha interrogado a muchos vecinos que se han presentado en el cuartel para aportar su testimonio. Desde un principio se pensó que el fuego había sido obra de pirómanos, aunque la visualización de los vídeos de los vuelos aéreos, las fotos del inicio de los tres focos y otros documentos dieron fuerza a que la causa de las llamas pudiera deberse a una impudencia. No obstante, todas las líneas siguen abiertas con el fin de poder dar con el autor o autores de uno de los mayores desastres ecológicos ocurridos en la comarca de la Marina Alta.

El fuego seguía ayer sin darse por controlado de forma oficial y los efectivos que luchan contra los incendios trabajaban para frenar cualquier posible rebrote. En lo que respecta al incendio del vertedero de residuos verdes de Ramblars, los bomberos también seguían trabajando para evitar cualquier nuevo incidente. Según comentaron, seguirá ardiendo en los próximos días porque hay muchos restos de jardinería y podas acumulados en este lugar.

Los sobresaltos por los incendios no dejan de sacudir a los vecinos de Xàbia. Ayer mismo, alrededor de las 11 horas, un nuevo fuego se produjo en una pinada del camí Vell de la Mar, en la zona de Puchol, situada cerca del Cap de Sant Antoni. Los bomberos lograron controlarlo de forma rápida y no afectó a viviendas. Fuentes de la Guardia Civil apuntaron que no se descarta la intencionalidad de este fuego ya que, como en el ocurrido en el Saladar días atrás, es un lugar frecuentado por jóvenes para fumar y pasar sus ratos de ocio.

Desde primera hora de la mañana del miércoles, los vecinos desalojados de las urbanizaciones situadas en el sur del municipio han ido regresando a sus respectivas casas, aunque algunas personas mayores, han sido derivadas a residencias debido al estado en el que se encontraba la vivienda tras el devastador incendio.

Reposición de agua y luz

También se está trabajando en la reposición de los servicios como la luz y el agua con el fin de que los residentes puedan volver a la normalidad y a la vida que tenían antes de que se declarase el fuego.

El ejecutivo de Xàbia ya se ha puesto a trabajar para analizar las medidas que puede llevar a cabo para ayudar a los afectados del incendio de les Cansalades-Granadella y cuáles serán las primeras acciones de urgencia en el terreno público quemado para favorecer su óptima recuperación.

El alcalde de la localidad, José Chulvi, ya se manifestó en contra de la petición de zona catastrófica, que sí ha solicitado el Consistorio de Benitatxell, porque puede chocar con los intereses de los vecinos. Chulvi se mostró partidario de articular otros mecanismos que beneficien a la propiedad privada y pedir ayudas para la zona pública arrasada por el fuego.