Las Provincias

fotogalería

El primer edil de la ciudad ecuatoriana de Esmeraldas, Lenin Lara Rivanedeira, y el alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri. / A.D.

Echávarri acusa a Guanyar de actuar fuera de la legalidad al publicar datos de la Junta

  • El primer edil afirma que el debate municipal «es secreto por imperativo legal» mientras que Pavón argumenta que la postura de su partido sobre las contratas de limpieza «era ya conocida»

La negativa a la aprobación por parte de Guanyar de los contratos de limpieza del cementerio y de montaje de infraestructuras festeras y el bloqueo del servicio de limpieza de colegios siguen levantando polémica en el seno del tripartito. El grupo municipal de Miguel Ángel Pavón lanzó un comunicado mostrando su postura tras la Junta de Gobierno Local, algo a lo que respondió ayer el alcalde, Gabriel Echávarri, diciendo que «lo que sucede en la Junta de Gobierno es secreto por imperativo legal. No voy a decir nada porque yo respeto la ley».

El primer edil se mostró contundente respecto a la situación amparándose en la legislación y añadió que «cuando juré el cargo juré cumplir la ley y eso estoy haciendo». No obstante, confirmó que Natxo Bellido, portavoz del grupo municipal de Compromís, le solicitó «una semana» para tratar el tema y que próximamente hablaría con él. «No he tenido problema en aplazar el momento de tratar el tema», apuntó Echávarri, de lo que se deduce que quizás no hubiese sido necesaria la negativa para retirar el punto del orden del día. El alcalde realizó estas declaraciones tras la visita al Colegio de Educación Especial El Somni, junto a la concejal de Educación, María José Espuch, con motivo de la apertura del curso escolar.

Precisamente, la edil de Educación, que pertenece al grupo municipal de Compromís, concretó que «solicitamos esta semana para tratar el tema porque hay colegios en Alicante que pueden implantar la jornada continua y esto podría afectar al contrato». «Necesitamos tiempo para valorar con el Comité de Empresa esta situación y así lo solicitamos», matizó Espuch.

Tras lanzar estas declaraciones Gabriel Echávarri, el vicealcalde Miguel Ángel Pavón fue preguntado tras la recepción en el edificio consistorial del alcalde de la ciudad ecuatoriana de Esmeraldas. El representante de Guanyar respondió a las declaraciones del primer edil aduciendo que «nosotros no hemos desvelado nada nuevo en el comunicado. Simplemente nos reafirmamos en nuestra posición, que era ya conocida».

En el mismo sentido, Pavón recordó que «la opción de Guanyar siempre ha pasado por municipalizar esos servicios, eso no es nuevo», pero confesó que «si no es posible porque la mayoría del equipo de Gobierno quiere volver a licitar estos contratos, al menos queremos saber si nuestras aportaciones se incluyen en mayor o menor medida en el pliego de condiciones».

El conjunto de aportaciones, según concretan desde Guanyar, velan por «un mínimo de garantías sociales». «Estamos muy preocupados ante la aprobación de un pliego que pueda perjudicar la estabilidad y las condiciones laborales de los actuales trabajadores, algunos de los cuales, vinculados al comité de empresa, nos han trasladado su rechazo frontal al poder suponer despidos», manifestaron desde Guanyar en el comunicado del pasado martes.

Por este motivo, ayer insistió el vicealcalde que las cláusulas que Guanyar pretende incluir en el pliego «tienen que ver con garantizar la estabilidad y las condiciones laborales y salariales de la plantilla de trabajadores» y también buscan «que incluyan medidas que lleven a municipalizar el servicio, como si se compra maquinaria y se acaba el contrato, se puede adquirir por el Ayuntamiento pagando la amortización correspondiente».

Finalmente, Pavón expresó que «entendemos que no vulneramos la ley porque no revelamos nada de la Junta de Gobierno. Sólo explicamos nuestra posición respecto a un asunto competencia del equipo de gobierno».