Las Provincias

Trece de los inmigrantes llegados a Tabarca ingresan en un centro de acogida al ser menores

vídeo

Algunos de los inmigrantes que llegaron a Tabarca durante su traslado al puerto de Alicante. / A.D.

  • Cinco de los adultos reciben el alta hospitalaria y serán trasladados junto al resto de mayores de edad a un recinto de internamiento para su expulsión

Trece de los 52 inmigrantes argelinos que alcanzaron el martes la isla de Tabarca a bordo de cuatro embarcaciones tipo patera son menores de edad y se encuentran en un estado de salud relativamente bueno.

Fuentes de la investigación informaron de que estos menores han sido ingresados en un centro de acogida mientras que los 39 restantes, todos varones, se encuentran en la comisaría provincial de la Policía Nacional. En un principio las fuerzas de seguridad informaron de que el número de indocumentados estaba en alrededor de 90 personas pero finalmente la cifra se ha situado en los citados 52, aunque hay que recordar que muchos de los inmigrantes emprendieron una huida a la carrera nada más hacer tierra en suelo tabarquino. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tuvieron que emplearse a fondo para interceptarlos y los viajes hacia el puerto de Alicante se repitieron varias veces.

Cruz Roja prestó las primeras atenciones. La organización humanitaria dispuso de 25 voluntarios y habilitó un hospital de campaña. Cinco de los adultos tuvieron que ser trasladados al hospital para un examen médico aunque ya recibieron el alta, y fueron dirigidos a la comisaría de la Policía junto al resto de mayores de 18 años. Allí se les abrió un expediente de expulsión y está previsto que sean trasladados próximamente a un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) para su posterior repatriación.

Se trata de la mayor oleada de inmigrantes en patera que ha recibido la costa alicantina. Esta llegada de pateras se suma a la que se recibió una semana antes cuando se interceptaron dos embarcaciones en Torrevieja y Benitatxell con 17 personas a bordo. Cuatro de los tripulantes declararon que tenían entre 11 y 17 años y el resto eran adultos.