Las Provincias

Detenido por secuestrar a una mujer y exigir 5.000 euros por su rescate

Dos agentes custodian al sospechoso, una vez detenido.
Dos agentes custodian al sospechoso, una vez detenido. / Policía
  • El autor se coló en la vivienda de la víctima, a la que también intentó agredir sexualmente, cuando ella estaba con sus dos hijos menores en Benidorm y después telefoneó al marido

La Policía Nacional ha detenido en Benidorm a un hombre de 30 años que secuestró a una mujer tras intentar robar en su vivienda y a quien imputa los delitos de secuestro, detención ilegal de menores, agresión sexual, robo con violencia y tenencia ilícita de armas, según informó ayer la Comisaría Provincial. El hombre supuestamente irrumpió el pasado 4 de septiembre en torno a la media noche en una casa, con el rostro tapado y aprovechando que la puerta se encontraba abierta, para sustraer joyas y dinero.

Sin embargo, en el interior del piso se hallaba una mujer de 38 años y sus dos hijos menores, que inmediatamente se percataron de la presencia del intruso. El ladrón, que esgrimió una navaja de tipo mariposa y un arma de fuego, amenazó a la víctima y le obligó a que le entregara todos los efectos de valor que tuviera en el domicilio, según relatan las mismas fuentes policiales.

La mujer, con el fin de evitar una agresión a sus hijos, de 14 y 16 años, sugirió al delincuente ir a buscar el dinero a un cajero, a lo que él accedió tras obligarla a amordazar a los adolescentes. Cuando descendieron a la planta baja, el asaltante se percató de la presencia policial, ya que los menores, tras zafarse de sus ataduras, habían logrado contactar ya con la Policía.

Para eludir a las unidades policiales salieron del inmueble por una puerta trasera y, tras huir por un descampado, accedieron al interior de otra urbanización aprovechando la entrada de un vehículo. El secuestrador utilizó el teléfono móvil de la víctima para llamar al marido de ésta, a quien exigió 5.000 euros para liberarla. Además, intentó agredirla sexualmente en varias ocasiones, recurriendo a la violencia y la intimidación, según detalla la Policía.

Durante el tiempo que duró el cautiverio, el hombre confesó que había estudiado la rutina diaria de la víctima, así como los bienes que poseía. En especial, hizo alusión al vehículo propiedad de la víctima estacionado en el parking comunitario y que tenía intención de sustraer. La mujer aprovechó un descuido de su captor para zafarse y solicitó auxilio a un vecino de la zona, que le prestó la ayuda necesaria para garantizar su seguridad hasta la llegada de los agentes.

El autor de los hechos ocultó su paradero hasta que el pasado día 6 fue detenido por agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Benidorm. El arrestado, tras prestar declaración ante los investigadores fue puesto a disposición del juzgado de Instrucción en funciones de guardia, quien ordenó su ingreso en prisión.